La Guardia Civil desarticula un grupo dedicado a la pesca ilegal de merluza negra en la Antártida

Los beneficios calculados de la venta ilegal de la merluza negra puede superar anualmente los 10 millones de euros

Los beneficios calculados de la venta ilegal de la merluza negra puede superar anualmente los 10 millones de euros
Los beneficios calculados de la venta ilegal de la merluza negra puede superar anualmente los 10 millones de euros

La Guardia Civil desarticula un grupo de pesca ilegal que operaba en la Antártida, conocidos los hechos como «la Operación Yuyus».

La Guardia Civil desarticula un grupo de pesca ilegal que operaba en la Antártida, conocidos los hechos como «la Operación Yuyus». Una desarticulación del grupo de los Vidal, los armadores de Ribeira, un conjunto de más de 20 personas implicadas, entre detenidos (los cinco miembros de la familia Vidal, junto a un yerno del patriarca) y otras dieciséis investigadas. Todos ellos funcionaban bajo una estructura de grupo criminal organizado y fueron acusados de delitos contra los recursos naturales y el Medio Ambiente, exactamente se dedicaban a la pesca ilegal en la Antártida. Los detenidos, que declararon ante la titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, encargada del caso, pasaron una noche en prisión y luego fueron puestos en libertad tras depositar una fianza de 600.000 euros en total (100.000 por cada uno de ellos).

Además se ha determinado que podrían haberse capturado de manera ilegal más de 3.500 toneladas de merluza negra. Los beneficios calculados de la venta ilegal de la merluza negra puede superar anualmente los 10 millones de euros. Destacó también el entramado de empresas creado por el clan: unas con la finalidad de ser «tapadera» de las operaciones, y otras con el objetivo de «blanquear» los abultados beneficios obtenidos. Para el aprovechamiento de esos beneficios, en España contaban con empresas que mantenían su actividad gracias a la inyección de dinero obtenido de manera fraudulenta. Por otra parte, el historial del grupo cuenta con el hundimiento de un carguero que transportaba la mercancía de los tres buques investigados, invirtiendo el dinero de la indemnización recibida para la compra de un buque ilegal, lo que supondría una forma más de blanqueo.

Tanto el capitán jefe de la Unidad Central Operativa (UCOMA) del Seprona, José Manuel Vivas, como el coordinador de Seguridad Ambiental de la Secretaría General de la Interpol, Deon Burger, destacaron la relevancia que tiene este golpe asestado a la pesca ilegal en esta primera operación internacional, coordinada por Interpol, en la que han participado 14 países y que, aunque aún sigue abierta.