Los incendios quemaron en 2015 el doble de hectáreas que en 2014

Calcinaron casi 103.000 hectáreas, la mayor parte de ellas en el noroeste peninsular

La superficie forestal calcinada en España por los incendios ascendió el año pasado a 102.945,70 hectáreas, lo que supone más del doble respecto a las 48.833,13 de 2014, aunque menos de la media del último decenio, que se sitúa en 108.493,59 hectáreas quemadas por año. Hay que tener en cuenta que 2014 fue un año excepcionalmente bueno en esta materia porque acabó con la menor superficie abrasada desde 1971, pero la cantidad de hectáreas calcinadas en 2015 también superó a la de 2013 (61.690,61, un 66,9% más), según los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a los que tuvo acceso Servimedia.

El año pasado se produjeron en España un total de 11.899 siniestros de este tipo, de los que 4.155 fueron incendios (que arrasaron al menos una hectárea) y 7.744 conatos (menos de una hectárea quemada). De la superficie arrasada por el fuego, que supone el 0,374% del territorio nacional, un total de 9.067,11 hectáreas corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto, a vegetación leñosa, concretamente 60.749,18 de matorrales y monte abierto, y 33.129,41 de superficie arbolada.

Por zonas geográficas

El noroeste de España (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 52,29% de los incendios y conatos forestales del año pasado, en tanto que el resto de siniestros se repartieron entre las comunidades interiores (las provincias de las comunidades autónomas no costeras, salvo León y Zamora), con un 31,44%; el área mediterránea, con un 15,49%, y Canarias, con un 0,77%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, la mayoría corresponde al noroeste (53,70%), seguida de las comunidades interiores (29,35%), el área mediterránea (16,85%) y Canarias (0,10%). Además, el noroeste registró la mayor parte de la superficie arbolada calcinada (43,50%), por delante de las comunidades interiores (35,63%), el área mediterránea (20,78%) y Canarias (0,09%).

Cambio de tendencia

El pasado mes de julio se produjo un cambio de tendencia porque la superficie forestal quemada en el primer semestre de 2015 era siempre inferior a la de la misma fecha de 2014. Así, el año pasado comenzó con un descenso del 60,8% en la superficie forestal arrasada por las llamas durante el mes de enero en comparación con ese mes del año anterior y los datos positivos continuaron en febrero (-76,7%), marzo (-59,9%), abril (-69,2%), mayo (-54,2%) y junio (-53,1%).

Sin embargo, los incendios de julio dieron la vuelta a la estadística hasta el punto de que la extensión forestal calcinada superó por primera vez la de 2014 a mediados ese mes.