Los violadores que sembraron el pánico

La RazónLa Razón

El violador del Vall d'Hebron

Libre tras 17 violaciones y veinte años de prisión

José Rodríguez Salvador, conocido como «el violador de la Vall d'Hebron», quedó en libertad en julio de 2012 tras cumplir veinte años de cárcel. La Fiscalía pidió entonces que los Mossos d'Esquadra le hicieran seguimiento, aunque al haber cumplido su pena de cárcel, únicamente pudieron tenerlo localizado. La Policía tampoco puede evitar que viaje al extranjero. Rodríguez Salvador fue condenado en 1995 a 344 años y cinco meses de cárcel por 17 violaciones y varios intentos de agresión sexual.

El violador del chandal

Reincidió tras pasar doce años en la cárcel

El ovetense Andrés Mayo, conocido como el «violador del chandal» sembró el pánico en La Coruña, una ciudad en la que perpetró ocho agresiones sexuales entre 2006 y 2007. Atacaba por la espalda a mujeres solas menores de 30 años cuando llegaban al portal de su casa. En 1991 fue castigado a 106 años de prisión por 22 agresiones sexuales, de la que salió a los 12 años. En 2009 volvió a ser condenado a 73 años de cárcel por las agresiones cometidas en La Coruña. Sigue en la cárcel.

consejero se caracterizó por ser un hombre muy discreto. Impulsó la ley de Consultas sin lanzar desafíos en clave independentista y trató en todo momento de no sacar de quicio a sus superiores. Gracias a esta actitud nunca ha perdido por completo sus apoyos en Esquerra.Quitum publis in ia nostesses abem praequemquod paterume nori,Loreetuerat nis ea augiatue faccum quatini metum

El violador del búho

En la cárcel tras siete años de búsqueda policial

Isaac P. C., conocido como el «violador del búho», aceptó en 2009 una condena de 241 años de prisión por 19 agresiones sexuales cometidas entre 2001 y 2008 a mujeres de Madrid capital, Alcobendas, Coslada y San Fernando de Henares. «Usaba sus genitales como un arma, era un sádico, las penetraba anal y bucalmente...Y eso que tenía novia, amante y otra en el trabajo», dijo en el juicio la presidenta de las mujeres violadas. La Policía le detuvo tras siete años de búsqueda.

El violador del ascensor

Un reincidente que agredía a sus víctimas en ascensores

Pedro Luis Gallego aprovechaba su profesión como mecánico de ascensores para acceder a los portales de sus víctimas. Desde que en 1979 cometió su primera agresión hasta mediados de los años noventa, tuvo una vida intermitente de violaciones, cárcel, de nuevo violaciones y vuelta a prisión. Llegó a violar a 18 jóvenes en ascensores y mató a dos. Fue condenado a 273 años y puede salir tras cumplir poco más de veinte. Es un ejemplo de violador que no logra rehabilitarse.