MENÚ
sábado 19 octubre 2019
04:34
Actualizado

Marley, el perro que «olió» a Gabriel, busca restos biológicos de Laura Luelmo

Marley y Athor son dos “guardias” expertos en encontrar restos biológicos. Ya estuvieron en los casos de Diana Quer, Gabriel y las desaparecidas de Asturias.

  • Uno de los perros expertos en encontrar restos biológicos en la casa de Montoya en El Campillo
    Uno de los perros expertos en encontrar restos biológicos en la casa de Montoya en El Campillo / Cipriano Pastrano
El Campìllo.

Tiempo de lectura 2 min.

19 de diciembre de 2018. 19:39h

Comentada
Laura L. Álvarez .  El Campìllo. 19/12/2018

Marley y Athor son dos “guardias” expertos en encontrar restos biológicos. Tienen alrededor de tres años y están a punto de entrar por segunda vez en casa de Bernardo Montoya. Son los “número uno” del Servicio Cinológico de la Guardia Civil, especialistas en “marcar” una gota de sangre aunque hayan limpiado con todos los productos imaginables. Ya estuvieron en los casos de Diana Quer, Gabriel y las desaparecidas de Asturias. Marley es un perro de agua que tiene tres años y medio y fue quien encontró los restos del pequeño Gabriel Cruz en Almería. Lo cuenta orgulloso su cuidador Juanma, agente de la Benemérita. Athor, que va a cumplir tres años, acaba de volver de Ibiza y fue quien ayudó a resolver el crimen de una de las mujeres desaparecidas en Asturias, que había matado en su casa su novio. La rutina diaria de estos perros permite su especialización. “Cada día hacen paseo y entrenamiento. Cada día les vamos dificultando un poco más las pruebas, por lo que siempre van un poco por delante de los casos en los que solemos trabajar”, explica Israel, encargado de Athor.

Llegaron el domingo a Huelva y hoy entran en casa de Bernardo Montoya, el número 1 de la calle Córdoba de El Campillo, justo enfrente de la vivienda de su víctima Laura Luelmo. La reconstrucción de los hechos ha comenzado a la llegada del detenido, a eso de las 13:15 horas, con los gritos de “¡asesino!” de las decenas de vecinos del pueblo que se habían concentrado en torno a los tres accesos a la calle, acordonados por la Guardia Civil. Primero trabajan en el lugar los agentes de Inspecciones oculares y luego entran los perros. Ya lo hicieron ayer, cuando se registró la vivienda del sospechoso porque no se descarta que metiera a Laura en su vivienda, aunque él ha confesado que la golpeó con su coche y la metió al maletero. Los perros, sin embargo, sí marcaron ayer varios puntos en la vivienda de Montoya.

Estos canes, adiestrados diferencian restos biológicos de personas vivas o fallecidas, un matiz clave en casos de catástrofes. Además, diferencian entre sangre de animal o humana. También hay perros especialistas en oler a personas sumergidas, papel moneda, acelerantes químicos en incendios... Ahora podrán volver a ser clave para esclarecer el crimen de la joven de Zamora.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs