Más apoyo a la Iglesia en el IRPF: 249 millones

A pesar de la crisis, recibe de los contribuyentes casi dos millones más que el año anterior

Los españoles respaldan a la Iglesia. También su labor social. El examen anual al que la institución se enfrenta cada vez que los españoles deciden marcar la «X» en la casilla de IRPF se tradujo el pasado año en un total de 249 millones de euros para la Iglesia, casi dos millones más que en el año anterior debido a la presión impositiva. Así, en la última declaración de la renta presentada en 2013, con datos de 2012, un total de 7.339.102 declaraciones fueron a favor de la Iglesia. Aunque la crisis ha hecho que el número de declaraciones de la renta presentadas en nuestro país descendiera en 77.314 –también lo hicieron las que apoyan a la Iglesia en 17.935–, se ha incrementado el porcentaje en términos relativos un 0,04 por ciento, de 34,83 al 34,87 por ciento.

Así, la Iglesia percibirá 2,6 millones de euros menos que hace 5 años, a pesar de disponer de 150.000 declaraciones más con asignación. Estos datos no incluyen a los contribuyentes que no están obligados a hacer la delcaración y que ascienden a 6,5 millones de contribuyentes.

De esta manera, y tomando como premisa que una de cada cinco declaraciones presentadas son conjuntas, un total de nueve millones de españoles habrían decidido apoyar el trabajo de sacerdotes, religiosos y laicos de nuestro país. Así al menos lo estima el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal, que aprecia cómo, desde que se estrenara el nuevo sistema de asignación de la Iglesia que eliminaba la financiación por parte del Estado, se ha aumentado en 900.000 las declaraciones a favor.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, comentó que «están satisfechos» por los resultados de la campaña aunque «sin triunfalismos». De la misma manera, matizó que lo que quieren los obispos es que «la crisis acabe».

Giménez Barriocanal reconoció que tanto la recesión como la subida del IVA del 16 al 21% han afectado al dinero recibido, si bien el apoyo a la Iglesia es «estable, sostenido y con una ligera tendencia creciente». No obstante, ha negado que los obispos se hayan planteado «retoque alguno en el sistema de asignación tributaria», a pesar de que el acuerdo firmado con el anterior Ejecutivo socialista contemplaba la posibilidad de renegociarlo si, como es el caso, se producía alguna alteración impositiva significativa.

Por primera vez, desde el Episcopado se daba a conocer las aportaciones por comunidades autónomas a través del IRPF. De esa manera, Madrid (con 68,1 millones), Andalucía (34,2 millones) y Cataluña (30,9 millones) son las que más recursos aportan en términos absolutos, mientras que en términos relativos el vicesecretario para Asuntos Ecónomicos de la Conferencia Episcopal destacó que las autonomías que más apoyan son Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Murcia. Gil Tamayo dijo sentirse «orgulloso» de la aportación de los extremeños –su tierra natal– pues, «sin ser de las regiones más prósperas, son de las que más aportan porcentualmente». «En todas las comunidades se ha producido un aumento del apoyo a la Iglesia en este sentido», subrayó Giménez Barriocanal.

«Este recurso lo recibe la Confernencia Episcopal y se distribuye, no por criterios políticos, sino de comunión cristiana de bienes desde la solidaridad y atención a las necesidades. No tiene nada que ver el dinero que recibe una comunidad autónoma con el que se entrega. En esos parámetros no entra la Iglesia», apuntó.

En la próxima campaña de sensibilización sobre la labor social, el Episcopado invertirá 4,8 millones de euros para que los contribuyentes marquen también este año la casilla. «Como cura de parroquia puedo decir que en algún momento me planteé por qué se gastaba dinero en estas cosas. Con el tiempo me he dado cuenta de que estas iniciativas redundan en un mayor retorno y sensibilización», reconoció Gil Tamayo.