Europa

España reduce la contaminación menos que el resto de la UE

Las emisiones de monóxido de carbono (C0) y de óxido de nitrógeno (NOx) han caído un 47% y un 31% entre 1990 y 2012, por debajo de la media en el conjunto de la Unión Europea, que han caído en total un 66 y un 51 por ciento en el mismo periodo, según pone de relieve un informe publicado por la Agencia Europea del Medioambiente.

El informe constata que donde más han caído las emisiones de monóxido de carbono son en países como Reino Unido (78%) y Alemania (73%).

España emitió en 2012 el 8,6% de la cuota total de monóxido de carbono en la UE, por detrás de Alemania (14,7%), Francia (14,3%), Polonia (12,6%), Italia (9,4%) y Reino Unido (8,8%).

En el caso de las emisiones de óxido de nitrógeno, España fue el cuarto emisor principal en la UE, con el 10,9% de las emisiones totales, por detrás de Alemania (15%), Reino Unido (12,5%) y Francia (11,6%). Estas han caído sobre todo en Reino Unido (-63%), Eslovaquia (-64% y República Checa (-72%) entre 1990 y 2012 y, donde menos, en Austria (-8%) y Malta (-15%).

Junto con los compuestos orgánicos volátiles distintos del metano (COVDM) constituyen los tres principales responsables del ozono (O3).

Los compuestos han caído por su parte un 60% en toda la UE entre 1990 y 2012 y sólo un 43% en España, que emitió el 8,9% de las emisiones totales en 2012, sólo por detrás de Alemania (14,2%), Italia (12,7%), Reino Unido (12,4%), Francia (10,6%) y Polonia (9,4%). Donde más cayeron entre 1990 y 2012 fue en Bulgaria (87%) y Francia (73%) y donde menos en Rumanía (1%) y Polonia (24%).

Las emisiones que más han caído en este periodo son las emisiones de dióxido sulfúrico (SOx), que han caído el 84% entre 1990 y el 2012 en la UE y constituye uno de los contaminantes principales responsables de la acidificación, según refleja el informe, que constata que estas emisiones cayeron en España un 81%.

España emitió el 10,2% de las emisiones de dióxido sulfúrico en la UE en 2012, por detrás de Polonia (21,3%) y Alemania y Reino Unido (10,7% en cada caso). Donde más cayeron estas emisiones entre 1990 y 2012 fueron en Letonia (98%) e Italia (96%), junto con Dinamarca (93%), Alemania y República Checa (92% en cada caso) y, donde menos, en Malta (51%) y Chipre (45%).

Mientras, las que menos han caído son las de amoníaco (NH3), que apenas han bajado un 28% en este periodo y junto con el óxido de nitrógeno es uno de los principales causantes de la eutroficazión, un tipo de contaminación química de las aguas debido a un aporte excesivo de nutrientes en un ecosistema.

España es el único país donde no se ha registrado un aumento de las emisiones de amoníaco en este periodo y de hecho han subido un 13% entre 1990 y 2012 y cuya cuota de emisiones total fue del 10,2% en 2012, sólo por detrás de Francia (18,2%), Alemania (14,6%) e Italia (10,9%). Junto con España, donde menos cayeron entre 1990 y 2012 las emisiones de amoníaco fue en Francia (-4%)) y Finlandia (-5%) y donde más cayeron fue en Países Bajos y Bulgaria.

Por lo que se refiere a los años 2011 y 2012, el informe de la Agencia Europea de Medioambiente constata que las emisiones de óxido de nitrógeno han caído un 3,4% y las de dióxido sulfúrico un 9,7% en la UE, mientras que las de amoníaco han caído un 1,5% y las de los compuestos orgánicos volátiles distintos del metano y del monóxido de carbono un 2,9% y un 3,2% respectivamente entre estos dos años.

La caída de óxido de nitrógeno se debe sobre todo a las reducciones en España, Italia y Grecia, mientras que las reducciones de dióxido sulfúrico también fueron mayores en España, Bulgaria y Rumanía. Mientras, las caídas de las emisiones de monóxido de carbono han caído gracias sobre todo a las reducción entre 2011 y 2012 registradas en Francia, Italia y Reino Unido y, por su parte, las emisiones de amoníaco han caído sobre todo gracias a las reducciones en Francia, Alemania y Polonia.

España, junto con Dinamarca, Finlandia y Croacia, excedieron en 2012 sus techos de emisiones respecto a 2010, mientras que otros siete países -Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo y Eslovenia, excedieron sus niveles de óxido de nitrógeno.

Ningún Estado miembro excedió sin embargo sus techos de dióxido sulfúrico y de emisiones de compuestos orgánicos volátiles distintos del metano, según recoge el informe de la agencia europea.

«A pesar de que la contaminación del aire no provoca tanto daño como antes, todavía tenemos dificultades para proteger a los ecosistemas sensibles de los efectos dañinos de la eutrofización. Esto cambia hábitats, pone en peligro una gran variedad de especies, desde peces a plantas», ha advertido el director ejecutivo de la Agencia Europea Medioambiental, Hans Bruyninckx, que ha reconocido que resulta «especialmente chocante que el problema parece ser igual de malo en las zonas naturales protegidas en Europa».

Los datos de la agencia europea muestran que la acidificación se ha reducido enormemente desde los niveles máximos de 1980, cuando casi la mitad de la zona de ecosistemas sensibles en los Estados miembros estaba afectada, hasta alrededor del 5 por ciento de los ecosistemas afectados en la actualidad.

Sin embargo, la eutrofización provocada por la contaminación del aire que llegó al techo en 1990 con cerca del 80 por ciento de los ecosistemas sensibles en la UE expuestos a niveles por encima de los seguros todavía afecta a cerca del 60% de los ecosistemas. El informe advierte de que la contaminación del aire todavía agravará el problema de la eutrofización durante algunos años.