MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
23:37
Actualizado
  • 1

Los «oasis» de coral, clave para su supervivencia

La velocidad a la que desaparecen no es igual en todos los lugares

  • Un arrecife de coral cerca de las costas de Filipinas / AP
    Un arrecife de coral cerca de las costas de Filipinas / AP / S.V
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de junio de 2018. 22:48h

Comentada
S.V.  Madrid. 19/6/2018

La identificación de pequeños «oasis» en los océanos del mundo, donde los corales parecen estar prosperando, podría ofrecer ideas vitales en la carrera por salvar uno de los ecosistemas más amenazados del mundo. Un equipo internacional de académicos, entre ellos el doctor James Guest, de la Universidad de Newcastle, Reino Unido, ha desarrollado un marco que puede identificar pequeñas comunidades de corales que florecen contra viento y marea, mientras que muchos otros individuos en todo el mundo están muriendo, informa Europa Press.

Centrándose en cuatro ubicaciones clave en el Pacífico y el Caribe, y utilizando datos de sitios que han sido analizados durante al menos una década, el equipo de investigación identificó pequeños focos de vida donde el coral parecía estar escapando, resistiéndose o recuperándose de los cambios en su ambiente.

El equipo, que publica sus hallazgos en ‘Journal of Applied Ecology’, espera que estos nuevos hallazgos alienten a más estudios sobre por qué estas pequeñas comunidades de corales están sobreviviendo, mientras que muchas más no sobreviven, e inspiran esfuerzos para identificar «oasis» similares en otros ecosistemas.

El doctor Guest, autor principal del artículo y actualmente miembro del Consejo Europeo de Investigación de la Universidad de Newcastle, explica que «los arrecifes de coral están en un declive rápido y global, pero la severidad de la degradación no es uniforme en general y lo que hemos identificado son los arrecifes de coral que tienen mejores resultados que los vecinos contra los peores efectos del cambio climático y los impactos locales».

«Este rayo de esperanza no significa que podamos ser complacientes con la gravedad de la crisis a la que se enfrentan la mayoría de los arrecifes de coral del mundo --añade--. Pero sí nos da un punto de partida para entender por qué algunos ecosistemas podrían ser más resistentes que otros e identificar áreas que requieren una protección más sólida o estrategias de gestión específicas, como la restauración o la mitigación».

Trabajando en conjunto, los investigadores pudieron identificar 38 oasis que han categorizado como oasis de «escape», «resistencia» o «recuperación». Describen los oasis de escape como comunidades de coral que han podido evitar desastres como el blanqueamiento, las invasiones de estrellas de mar que se alimentan de coral o la fuerza de los huracanes.

Los oasis resistentes son comunidades de coral que parecen resistentes y fuertes a los desafíos medioambientales. Los oasis de recuperación son comunidades de coral que han sufrido daños como muchos otros arrecifes, pero que se han recuperado hasta un estado dominado por corales. «Hay una serie de razones por las que un arrecife de coral podría sobrevivir mientras muere su vecino», dice Guest.

«Podría ser que la ubicación sea simplemente mejor para la supervivencia: aguas más profundas que están fuera de las vías de la tormenta, por ejemplo. Las comunidades de coral podrían poseer características biológicas o ecológicas que las hagan más resistentes y capaces de resistir el daño. O podría haber procesos en juego que significa que la comunidad de arrecifes puede recuperarse más rápidamente después de una perturbación», añade.

«Identificar casos en los que personas o las comunidades se desenvuelven mejor que sus vecinos, a pesar de estar en igual riesgo, es común en salud pública y campos médicos y usar un enfoque similar en ecología puede ayudarnos a identificar áreas que pueden priorizarse para la conservación».

El investigador principal Peter Edmunds, de la Universidad Estatal de California Northridge, que estudia los arrecifes de coral en St. John, Islas Vírgenes de Estados Unidos, el Caribe, y en Moorea, Polinesia Francesa, en el Pacífico, dice que había quedado «impresionado» por la capacidad de los arrecifes en Moorea para recuperarse después de la devastación.

«Comenzamos a trabajar allí en 2005, y casi inmediatamente nos encontramos con hordas de estrellas de mar que comen coral y que rápidamente consumieron el tejido de los corales», relata. «Para 2010, había coral casi nulo en los arrecifes exteriores, como no he visto en toda mi carrera. Sin embargo, dentro de ocho años, ese coral ha vuelto a crecer. En algunos lugares, alrededor del 80 por ciento del suelo marino ahora está cubierto por coral vivo. Es un ejemplo notable de un oasis», agrega.

Según indica el investigador, esto no contradice los informes sobre arrecifes de coral que sufren enormes pérdidas en todo el mundo y que la situación general es muy mala. «Sin embargo, hay núcleos de esperanza en lugares donde los corales están mejorando, o donde están haciendo menos mal que en otras áreas, y estos lugares nos brindan un foco de atención que podría utilizarse para mejorar los esfuerzos de conservación de los corales», comenta.

El trabajo fue un esfuerzo de colaboración de científicos de 12 instituciones y tres países y fue posible gracias a una beca del Centro John Wesley Powell de Análisis y Síntesis de la Encuesta Geológica de Estados Unidos. Gran parte del desarrollo del documento se llevó a cabo durante dos talleres celebrados en Fort Collins, Colorado. EP

Últimas noticias