MENÚ
miércoles 23 octubre 2019
04:50
Actualizado

Una red global de mujeres líderes a favor del planeta

Éxito del recorrido por la Antártida de 80 líderes científicas dentro del programa Homeward Bound

  • La fundadora de Homeward Bound, Fabian Dattner, durante un recorrido en zodiac por la Antártida este 12 de enero de 2019 /Efe
    La fundadora de Homeward Bound, Fabian Dattner, durante un recorrido en zodiac por la Antártida este 12 de enero de 2019 /Efe /

    Diana Marcela Tinjacá

Ushuaia (Argentina).

Tiempo de lectura 4 min.

21 de enero de 2019. 07:14h

Comentada
Diana Marcela Tinjacá.  Ushuaia (Argentina). 21/1/2019

Tras un exitoso recorrido por la Antártida de 80 líderes científicas del programa Homeward Bound, la australiana Fabian Dattner, fundadora de la iniciativa, reafirmó su meta de crear una red global de mujeres para aumentar su influencia y visibilidad en las decisiones sobre el planeta.

«El objetivo más importante para Homeward Bound es alcanzar el número de mil mujeres para el 2026», dijo a Efe Dattner, quien explicó que con esta red busca a la vez incrementar el impacto femenino en asuntos globales como el cambio climático.

«¿Te puedes imaginar todo un tapiz de conexiones alrededor del planeta, todas ellas en pro de esa meta?», agregó al recordar que la iniciativa, apoyada por la firma española de infraestructura y energías renovables Acciona, es dirigida a mujeres del campo de STEMM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas y Medicina).

El programa, cuyo cierre anual se realiza en la Antártida y del que ya forman parte mujeres de una treintena de nacionalidades, proporciona a las participantes herramientas para analizar su personalidad y su estilo de liderazgo para articularlos con sus propósitos.

«Los logros son en tres niveles diferentes: primero, que se sientan más capaces de liderar; número dos, que se den cuenta que son más fuertes juntas; y tercero que sean visibles y generen un impacto en el mundo», sostuvo Dattner.

«El propósito individual es crear una conciencia mucho más profunda. Creemos que no puedes ayudar debidamente a otros si primero no te conoces a ti mismo», detalló la activista australiana, al señalar que los esfuerzos se deben enfocar en la « búsqueda de un bien» para la mayoría.

En el marco del programa, este año ochenta líderes científicas de todo el mundo viajaron durante veinte días a la Antártida, de donde regresaron este sábado a la ciudad argentina de Ushuaia, tras un exitoso recorrido.

«¿Por qué vinimos a la Antártida? (...) De muchas formas, la Antártida es el motor detrás de tu refrigerador, es el motor que controla la temperatura del planeta, y todas estas mujeres, incluida yo, vinimos a ver de primera mano el costo de la falta de acción», indicó.

«Puedes ser experto, puedes leer sobre ello, estudiar, saber, pero cuando lo ves, cuando sientes el ambiente, cambias inexorablemente de opinión», añadió.

La impulsora de la iniciativa maneja un prudente optimismo sobre la expansión de la propuesta. «¿Que si todas las mujeres pueden involucrarse en Homeward Bound? La respuesta es absolutamente sí. ¿Pueden hacerlo todas en este preciso momento? Tengo que decir que no. Empezamos con una pequeña idea y está creciendo de forma gradual», expresó.

La consultora precisó que el proyecto ahora es implementar un programa global de tutorías, «por el cual las mujeres que actualmente están participando le enseñarán a otras el sentido de pertenencia y las animarán a participar en la búsqueda de un propósito mayor».

Sobre Latinoamérica, región que este año estuvo representada por mujeres de Colombia, Costa Rica, Venezuela, Nicaragua y Argentina, Dattner se mostró entusiasmada de que cada vez crezca más su participación en el programa, del que destacó su «diversidad».

Según datos de Homeward Bound, a pesar de ser «el 45 % de la fuerza laboral global, las mujeres están subrepresentadas a nivel mundial en posiciones de liderazgo».

La tercera expedición Homeward Bound partió el 31 de diciembre desde Ushuaia, considerada la ciudad más austral del planeta, y entre sus paradas en la Antártida estuvieron la base argentina Carlini, la estadounidense Palmer y la isla Paulet, que acoge una colonia de cría de miles de pingüinos de Adelia.

El recorrido contó con la participación de la costarricense Christiana Figueres, artífice del Acuerdo de París sobre cambio climático y líder por el empoderamiento femenino. EFE

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs