MENÚ
miércoles 23 octubre 2019
17:37
Actualizado

La España real pide justicia

Los padres de Mariluz, Diana Quer o Marta del Castillo quieren «remover conciencias para reflexionar».

  • Miles de personas respaldan a los padres de las víctimas
    Miles de personas respaldan a los padres de las víctimas

Tiempo de lectura 4 min.

19 de marzo de 2018. 02:01h

Comentada
18/3/2018

Decenas de miles de españoles se lanzaron a la calle para pedir reflexión. El Congreso de los Diputados aprobó, con los votos en contra del Partido Popular y de Ciudadanos, la derogación de la ley de 2015 que establecía la prisión permanente revisable, una votación que ha hundido en la llaga de las familias de las víctimas un dedo sulfuroso que provoca un escozor insondable. El dolor es supremo; la incomprensión, infinita. Son las sensaciones que se respiraban en la concentración que tuvo lugar ayer en la céntrica plaza de las Monjas de Huelva, foco de la protesta que se ha desarrollado simultáneamente en numerosas capitales de España.

Jóvenes, pensionistas, parejas, solteros han sumado en la capital onubense unas seis mil personas, según los datos facilitados por la Policía, una representación de la España real que ha querido arropar a los allegados de las víctimas por muertes violentas. Entre ellos, el padre de Mari Luz Cortés, Juan José Cortés, quien ha hecho de anfitrión para una amplia nómina de progenitores pacientes y sufrientes: el padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer; los padres de Marta del Castillo; la madre de Ruth y José, Ruth Ortiz, o los familiares de María y su padre Miguel Ángel, asesinados en el doble crimen del municipio onubense de Almonte. Todos ellos han clamado por la reflexión de los políticos, a cuyas conciencias han apuntado para que no den marcha atrás a una medida que llegó a proporcionarles la paz que los criminales un día les arrebataron.

La protesta ha desbordado los límites del partidismo. La transversalidad era el signo predominante en Huelva, adonde arribaron autobuses de toda la provincia y de provincias adyacentes. El temporal ha dado un respiro y las lluvias torrenciales de la noche anterior dieron paso a una mañana nublada pero agradable. Desde Sanlúcar de Barrameda, Javier Martín, jubilado y votante confeso del PSOE, se acercó a este reportero para declarar, justo debajo de la estatua de Cristóbal Colón, que "éste no es el camino. Hay quien defiende que la prisión permanente revisable sería un castigo y yo, como muchos compañeros, lo consideramos un simple acto de justicia", declara Martín, un ejemplo de esa mayoría de votantes socialistas que discrepa del signo del voto de su partido a favor de la derogación de la prisión permanente revisable.

Convocada en un principio para apoyar la búsqueda del entonces desaparecido Gabriel Cruz, el niño estrangulado por su futura madrastra en Las Hortichuelas (Almería), el malhadado desenlace del menor ha provocado el cambio en el tono de la concentración, redirigida ahora en un emotivo recuerdo a las víctimas infantiles de esas muertes violentas que tantas familias ha destrozado. Durante la manifestación, en la que guardó un minuto de silencio, sonó la canción preferida del pequeño Gabriel, 'Girasoles', de Rozalén. A continuación, Juan José Cortés agradeció el apoyo recibido y la calidez de onubenses y españoles. "Nunca vamos a olvidar que hayáis estado con nosotros", señaló. Ahora sólo queda que lo estén también quienes disponen del voto en las Cortes Generales.

El Gobierno defiende la vigencia de la pena de prisión permanente revisable, así como el partido que los sustenta en el Parlamento, el PP. No lo hacen así formaciones de la oposición como el PSOE o Podemos, que se inclinan por derogarla. Se trata de una cuestión de dialéctica, un problema que suscita divisiones y debates encendidos. En Europa se establecen . En este sentido se pronunciaron Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social y oriunda de Huelva, y Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de los populares andaluces. Ambos estuvieron presentes en la plaza de las Monjas junto al resto de asistentes.


"Esto nos tiene que llevar a todos a remover nuestras conciencias y a reflexionar", remarcó Moreno, quien abundó en la idea de que la prisión permanente revisable es común en los países comunitarios. "Es hora de que los grupos parlamentarios no paren la voz mayoritaria de los españoles y de los andaluces", añadió antes de señalar a Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. "Frente al sufrimiento de las familias que han perdido a un hijo de modo cruel, pido a Susana Díaz que recapacite e influya en su partido", señaló un Moreno que no pierde ripio cuando de hostigar al poder socialista se trata. Acerca de este particular declaró la ministra onubense. "Los grupos políticos han de tener en cuenta que lo que se defiende es una causa noble y justa y en beneficio de todas las familias españolas, las de hoy y las de mañana". Y no quiso blandir Báñez una espada flamígera y redentora, sino que aludió a elementos esenciales: "La ley puede ser compatible con la reinserción, pero también debe ser la garantía de que quien no esté rehabilitado no siga causando daño".


"Eso de la reinserción está muy bien, ¿pero les dieron los asesinos una oportunidad a las víctimas, ¿Y quién les devuelve a sus hijos a esos padres?", se preguntaba retóricamente en la céntrica plaza onubense Yolanda Villa, madre de cuatro hijos y abuela por primera vez hace dos meses. Esta mujer, llegada de La Puebla de Guzmán, solloza cuando escucha al padre de Diana Quer lamentar las muertes y, a renglón seguido, se exalta al escuchar que estos actos criminales "no pueden quedar en una página de sucesos". Todo esto debe servir como un antes y un después en busca de una sociedad más justa. Por ahora, ya acumulan tres millones de firmas que piden el mantenimiento de la pena permanente revisable, los millones de la España real.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs