MENÚ
martes 16 julio 2019
04:12
Actualizado

Navidad, el perro que renació en Nochebuena

La Policía Nacional de Vigo rescata a un can herido en un accidente

  • Foto del momento en el que los agentes cubren a Navidad con una manta térmica
    Foto del momento en el que los agentes cubren a Navidad con una manta térmica

Tiempo de lectura 4 min.

29 de diciembre de 2018. 01:44h

Comentada
Marta Alberca.  29/12/2018

ETIQUETAS

Dicen que la Nochebuena es una de las veladas más mágicas del año, y no solo porque Papá Noel llegue con su trineo a nuestros hogares. Ni siquiera por las cenas y reencuentros familiares y amigos. La magia va mucho más allá de lo que podamos pensar. Y así ocurrió la pasada noche del lunes 24 de diciembre en Vigo, cuando la Unidad de Intervención Policial rescató a un perro que había chocado contra un automóvil y estaba gravemente herido.

Los hechos trascurrieron en la autovía A-52 a la altura de Ribadavia. Una dotación de la Policía Nacional de Vigo volvía a casa por Navidad tras realizar un servicio de seguridad en el Consejo de Ministros de Barcelona. Pararon en la gasolinera a repostar, y de repente, oyeron un fuerte ruido. Un coche había impactado contra tres perros. Dos de ellos huyeron tras no resultar heridos. Sin embargo, el tercero fue el que mayor golpe recibió y al que encontraron con tres patas rotas.

Afortunadamente, las personas que viajaban en el vehículo con el que colisionaron los tres animales, no resultaron heridas de gravedad.

Al mismo tiempo que los policías comprobaban el estado de los ocupantes del vehículo, varios agentes se encargaron de atender al animal, que se había llevado la peor parte. Tal y como señalan fuentes de la Policía Nacional de Vigo, el perro no podía moverse debido a las lesiones en sus patas. De manera que, mientras intentaban contactar con algún veterinario, taparon al animal con una manta térmica e intentaron tranquilizarle, ya que estaba bastante nervioso después del impacto.

Tras varios intentos fallidos de localizar a servicios médicos especilizados, los propios policías, vieron cómo la única solución, trasladar al can a un centro de atención sanitaria animal 24 horas y pagar ellos mismos la operación a la que tenía que someterse. Pero algo ocurrió. Quién sabe si el espítitu navideño fue el encargado. Entre las personas que pasaban con sus coches por la A-52 se encontraba Alberto, un colaborador de la Protectora de Perros y Gatos de Ourense (Progape), que les facilitó el contacto de un veterinario que podía atenderle. La dotación policial no lo dudó ni un segudo: era el momento de trasladar al animal para que se sometise a la operación que necesitaba. Y así fue.

Tal y como señalan fuentes de la Protectora donde se encuentra, el perro actualmente, está estable y recuperándose de manera favorable de la intervención quirúrgica, aunque todavía no había ingerido alimento sólido.

Se trata de un perro mestizo, de unos 40 kg aproximadamente, que no estaba correctamente identificado con el microchip, tal y como sostiene la legislación y normativa de animales domésticos. De los otros dos perros que estaban junto a él en el momento que ocurrió el accidente, no han vuelto a tener noticias. Durante estos días todavía ha llamado nadie preguntado por él a Progape, la protectora donde continúa recuperándose, y donde estará hasta que encuentre una casa de acogida.

El can consiguió ganarse el cariño de la dotación policial por la que fue atendido. En cuanto al nombre, en la protectora son muchos los que presentan sus propuestas. Pero hay una clara opción vencedora: Navidad. Y la verdad es que tiene lógica. Quién mejor para llamarse Navidad que este amigo que en Nochebuena recibió una nueva oportunidad. Y es que, al final, va ser verdad el tópico de que «la Navidad saca lo mejor de nosotros mismos». Porque éste no es único caso de animales que son rescatados en estas fechas tan familiares y emotivas.

Otros casos similares

Sin ir más lejos, el pasado jueves, un submarinista del cuerpo policial turco rescataba en su país a un perro que se había quedado atrapado en un lago completamente congelado. El animal estaba al borde de la congelación y fue trasladado rápidamente a una clínica veterinaria, donde se recupera de manera favorable.

Otro caso similar tuvo lugar el pasado año el día de Navidad en la localidad valenciana de Petrés. Efectivos la Unidad Especial de Rescate (UREC) del Consorcio de Bomberos de Valencia socorrieron, tras 12 horas de trabajo, a un perro que había quedado atrapado en una tubería de riego enterrada a más de tres metros de profundidad.

Diferentes historias y diferentes protagonistas, pero con algo en común: un final feliz con un toque navideño.

Últimas noticias