«No me siento discriminada por ser mujer y conductora de profesión»

Una startup española de movilidad urbana, denominada Cabify, celebra con orgullo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Mª Ángeles, una conductora de la plantilla de Cabify

En un sector de tradición predominantemente masculina como es el del transporte, una startup española de movilidad urbana, denominada Cabify, celebra con orgullo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Esta empresa presume de conformar su plantilla con una gran parte de talento femenino, con presencia en América Latina y celebra con orgullo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. De esta forma, de los 247 trabajadores con los que la compañía cuenta a nivel global (presente en 15 ciudades), 102 son mujeres. Que supone un 41% del total de la plantilla

Una compañía joven, en la que la gran mayoría tienen entre 20 y 30 años, y el resto se encuentra en un rango de 30 y 40 años. Además, el 20% de las empleadas ocupa un cargo directivo dentro de la compañía. María Ángeles A.P., conductora de Cabify, está contenta por el alto porcentaje de mujeres en la empresa en la que trabaja. «Las cifras están muy bien, pensaba iban a ser más bajas». Por esta razón, Mª Ángeles lanza un mensaje para al resto de mujeres: «animo a todas a que se unan a esta profesión». De hecho, la fuente explica que aunque muchas mujeres quieran unirse a esta profesión, no lo hacen porque es difícil compaginarlo con la vida diaria, aunque «poco a poco, las mujeres se van sumando y cada vez hay más en la empresa», señala.

«Principalmente elegí este trabajo por necesidad, pero anteriormente me dedicaba a ello y, además, conducir me gusta», este es el testimonio de Mª Ángeles respecto a su elección en la profesión. En su día a día, Mª Ángeles no ha tenido ningún problema con los clientes. «No he tenido ninguna queja, ni nadie que se niegue a montar conmigo». Aunque por parte de los empresarios, la conductora explica que «en sectores determinados en los que trabajan con camiones y viajes largos, hay empresarios que no aceptan a mujeres en el sector», sin embargo, en esta empresa «el trato a los hombres y las mujeres es el mismo. No me siento discriminada por ser mujer».