Europa

«No querían secuestrarme, me tiraron una granada»

Tras el incidente, «tomó un vuelo a Lahore», aseguró su familia

La Razón
La RazónLa Razón

Javier Colorado Soriano, ingeniero químico de 27 años y natural de Madrid, ha corrido demasiado riesgo en su largo viaje por el mundo sobre el sillín de su bicicleta. Incluso viniendo desde Irán y habiendo pasado por Turquía, ha encontrado los problemas al llegar a Pakistán. Aunque ya se ha recuperado de sus heridas leves, no va a olvidar la pesadilla que vivió el pasado miércoles en la convulsa región fronteriza de Baluchistán.

Este ciclista español escapó de un intento de secuestro cuando viajaba en su bicicleta con una escolta de doce paramilitares de los Cuerpos de Seguridad paquistaníes, los llamados «Levies», que le fue asignada al entrar a la peligrosa provincia. «No buscaban secuestrarme», aseguró él después, detallando que «si no, no me hubieran tirado una granada. Iban a matarme»,

El incidente ocurrió sobre las 10:00 hora local en la localidad de Mastung, a 45 kilómetros de Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, cuando un grupo de desconocidos armados disparó contra la comitiva y mató a siete soldados paquistaníes; otras diez personas resultaron heridas y uno de los atacantes falleció también durante el ataque. «Siete de nuestros agentes de seguridad han sido asesinados cuando intentaban salvar al ciclista español, que ha sufrido heridas leves», informó Shafqat Shahwani, policía de Mastung. Las condiciones de seguridad en la región iraní de Sistán-Baluchistán, en donde opera el grupo Yundalá (soldados de Dios), hicieron que Colorado tomara un tren en Zahedan para cruzar al paso fronterizo de Chaman, en el Baluchistán paquistaní. De poco le sirvió actuar con precaución, ya que al cruzar la frontera, el ciclista español fue sorprendido por un ataque terrorista.

A este joven deportista, que va en busca de nuevos retos, le motivó la idea de lanzarse a la gran aventura de dar la vuelta el mundo en su bicicleta. Su viaje comenzó en Madrid en octubre de 2013 y desde entonces ha estado recorriéndose el mundo pedaleando con su bicicleta. Su objetivo inicial era el de atravesar 45 países de Europa, América y Asia en un periodo de dos años.

El incidente no detendrá sus ansias de continuar con su viaje pues, según ha explicado su hermana, «tomó anoche un vuelo a Lahore, cerca de la frontera con la India, donde tiene previsto continuar su marcha hasta Calcuta y después volará a Tailandia». Fue su familia la que informó en un primer momento de que el intrépido aventurero se encontraba «bien» y había salido «ileso» del tremendo ataque. La identidad de quienes lo idearon no se conoce. Las personas cercanas a Javier se encargaron, en primer lugar, de dar las gracias por las atenciones prestadas por el consulado español y la embajada en Pakistán, que les han mantenido al tanto de la evolución del ciclista a través de un vídeo con mensaje incorporado colgado en la red social Facebook.

La situación en Baluchistán es bastante tensa. Esta región fronteriza con Irán y Afganistán es escenario de numerosos ataques terroristas de diversa índole, principalmente sectarios, como el atentado suicida ocurrido el martes contra varios autobuses de peregrinos hazaras (chiís), que causó la muerte de al menos 22 personas.

En esta convulsa región se mezclan grupos armados separatistas, facciones talibanes y organizaciones yihadistas, que sólo el año pasado causaron la muerte de más de 600 personas.