Objetivo: motoristas seguros

El director de la DGT afirma que la reducción de velocidad a 30 km/h en ciudad disminuirá la siniestralidad de usuarios vulnerables. También plantea regular el uso de guantes y calzado.

Los conductores de vehículos de dos ruedas suponen el 23% de los muertos en carretera a nivel mundial
Los conductores de vehículos de dos ruedas suponen el 23% de los muertos en carretera a nivel mundial

El director de la DGT afirma que la reducción de velocidad a 30 km/h en ciudad disminuirá la siniestralidad de usuarios vulnerables. También plantea regular el uso de guantes y calzado.

Las motocicletas son las grandes olvidadas, tanto en las carreteras como en las ciudades. La Dirección General de Tráfico (DGT) es consciente de ello y por eso sus dirigentes se han propuesto atajar un problema que, lejos de desaparecer, cada año va a más. De hecho, de cumplirse la tendencia, las previsiones apuntan a que, en dos años, los motoristas muertos en accidentes de tráfico superarán a los que circulan en turismos. Así lo explicó ayer Pere Navarro, director general de la DGT, en la presentación de las conclusiones del Observatorio de Motociclistas que llevó a cabo Abertis. Estos suponen, a día de hoy, el 23 por ciento de los muertos en las carreteras del mundo. Y eso a pesar de que solo representan el 15 por ciento del parque automovilístico de todo el planeta.

«Los modelos a seguir en seguridad vial (Dinamarca, Holanda o Suecia) no tienen motos, por lo que no les podemos copiar. En este sentido, España es el referente, somos los que presentamos los mejores resultados», afirmó Navarro, que, además, detalló por primera vez algunas de las medidas especiales que Tráfico espera poner en marcha pronto para reducir la siniestralidad entre los usuarios más vulnerables. Para empezar, instarán a los ayuntamientos a crear oficinas de atención a los motoristas. «La mejor medida para reducir la siniestralidad es calmar el tráfico. Por eso vamos a reducir la velocidad a 30 kilómetros por hora en algunas vías urbanas», subrayó.

Además, la DGT contempla hacer obligatorio el uso de guantes –por el momento solo en carretera, aunque Navarro no descarta que, al igual que ocurrió en su día con el cinturón de seguridad, la regla se traslade luego a las ciudades– y regular el calzado. «Otro tema muy importante es el rediseño viario. La moto se tiene que enfrentar a los demás para encontrar su espacio. Por ejemplo, Barcelona está estudiando habilitar un carril exclusivo para motocicletas en las vías de entrada a la urbe en las horas punta», añadió el director general de la DGT.

Al acto también acudieron Cristina Zamorano, jefa del Centro de Seguridad Vial en Autopistas; María del Carmen Plaza, jefa de la Unidad de la Seguridad Vial de la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid; Juan Manuel Reyes, presidente de la Asociación Mutua Motera (AMM); Aquilino Molinero, miembro del Comité de expertos de la plataforma Ponle Freno; y Sergi Loughney, director de Reputación Corporativa y Comunicación de Abertis y director de la Fundación Abertis.

«La moto es el mejor vehículo posible para el desplazamiento en las ciudades. Supone un importante ahorro económico, medioambiental, de espacio y de tiempo. De hecho, en conjunto, es el que gana al resto de medios, incluso al transporte público». indicó Reyes, que también incidió en la importancia de distinguir entre los «usuarios de motos» y los «moteros»: «Por norma general, los segundos están muy concienciados con su seguridad y con la de los demás. Con los que la usan para desplazarse por la ciudad hay que empezar las recomendaciones desde más atrás». Reyes recordó la importancia de llevar prendas certificadas y homologadas, además de casco y guantes de la talla adecuada, y recalcó el gran avance que supone la comercialización de chalecos con airbag, «después del casco, la prenda que mejor proteje los órganos vitales».

Por otro lado, Loughney habló de la importancia de la concienciación entre los usuarios más jóvenes: «Queremos acabar con el efecto Superman». Para ello, Abertis realizó un vídeo con el testimonio de un encarcelado por un crimen de tráfico que se ha proyectado en multitudinarias fiestas juveniles.