COP28

Los "petroestados" tratan de torpedear la cubre climática, espoleados por la OPEP

Maniobran para blindar los combustibles fósiles a tres días del cierre de la COP28

El vapor de agua emana de varias chimeneas en una planta de Boxberg, Alemania, en una imagen de archivo /Efe
El vapor de agua emana de varias chimeneas en una planta de Boxberg, Alemania, en una imagen de archivo /Efelarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

La incertidumbre sobre el futuro de los combustibles fósiles planea sobre la COP28. La Unión Europea y Estados Unidos muestran firmes ante los intentos de los países productores de petróleo de boicotear los objetivos de la Cumbre del Clima de Dubái (COP28). "Los 27" quieren que este encuentro se salde con un acuerdo claro sobre el inicio del fin de los combustibles fósiles porque, según sus representantes, la ciencia dice que "no hay alternativa" para afrontar el calentamiento climático.

Sin embargo, China, Rusia, la India o Arabia Saudí– actores clave de la crisis climática– espoleados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), amenazan con torpedear cualquier acuerdo que implique el fin de la hegemonía del petróleo, el carbón y la electricidad.

Bloque a favor

La división en dos bloques de posturas enfrentadas es más que evidente. En el bloque a favor de desterrar para siempre los combustibles fósiles: la UE, EE UU y muchos países en vías de desarrollo y estados insulares. Para dejar clara la posición de la UE, ayer intervinieron ante el plenario de la cumbre el comisario de Acción Climática, Wopke Hoekstra, y la representante de la Presidencia (que detenta España hasta fin de año), la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Hoekstra subrayó la relación directa entre el calentamiento y las emisiones causadas directamente por el carbón, el petróleo y la electricidad producida con gas e insistió en que, por lo tanto, hay que abordarlo . Conscientes de que habrá "una fuerte oposición", Ribera apuntó que merece la pena "dar batalla" y dejar claro que es muy difícil crear las condiciones para movilizar la inversión que se necesita para lograr la transición si se sigue hablando "de forma vaga".

Con esas palabras, se refirió al último borrador de Balance Global y a la negativa de los «petroestados» a hablar del tema. El documento recoge diferentes formulaciones como, por ejemplo, aumentar las energías renovables para «desplazar» a los combustibles fósiles, la reducción progresiva de todos los combustibles en base al calendario establecido por la ciencia y apostar por los «combustibles de la transición». Ambos aseguraron que defenderán hasta el último momento que la COP28 se salde con un acuerdo claro sobre el inicio del fin de los combustibles fósiles.

La ministra de Transición energética de Francia, Agnès Pannier-Runacher, por su parte, publicó ayer un elocuente mensaje en la red social X manifestándose «estupefacta» por el mensaje filtrado y atribuido a la OPEP que instaba a sus miembros a rechazar un acuerdo sobre el fin de los combustibles fósiles. "Recuerdo que el calentamiento climático está causado en un 75% por las energías fósiles. Igualmente, la ciencia nos dice que hay que salir de ellas si queremos reducir el desajuste climático a 1,5 grados", recalcó.

Bloque en contra

En el otro bloque, Rusia, China, Arabia Saudí y La India se mantienen «mudos», o al menos eso es lo que se interpreta a partir de sus actuaciones en las sesiones plenarias, dado que ninguno de los cuatro países desveló su posición en relación con los combustibles fósiles. Rusia y La India no se refirieron a ellos en sus discursos y China y Arabia Saudí ni siquiera intervinieron.

El mutismo solo se rompió ayer por parte de la ministra de Medio Ambiente de Cuba, Elba Rosa Pérez, que habló en nombre del grupo de países en desarrollo G77+ China. La dirigente cubana instó a los países desarrollados a ejercer un liderazgo más «ambicioso y consistente» por su responsabilidad histórica en el calentamiento global y porque son los que tienen los recursos y la tecnología para reducir las emisiones.

El enviado especial de Rusia a la COP28, Ruslán Edelguériev, por su parte, aseveró que su país (tercer productor de crudo del mundo) está comprometido a ser cero emisiones netas en 2060, sin detallar su posición con relación a los combustibles fósiles. Además, cargó «contra el apogeo de la hipocresía» ante el intento de algunos de frenar sus esfuerzos en la transición.

Por otro lado, se anunció que la conferencia climática de Naciones Unidas del próximo año, la COP29, se celebrará finalmente en Azerbaiyán, otro estado productor de petróleo.