MENÚ
sábado 15 diciembre 2018
00:05
Actualizado

Por cada cerveza de más, media hora menos de vida

Un estudio publicado en «The Lancet» concluye que el umbral para un menor riesgo de mortalidad está en 100 gramos de alcohol a la semana.

  • Por cada cerveza de más, media hora menos de vida

Tiempo de lectura 4 min.

14 de abril de 2018. 03:51h

Comentada
14/4/2018

ETIQUETAS

Beber una copa de vino al día es bueno para la salud? Aunque son muchos los que sostienen que un consumo moderado de alcohol es un buen aliado cardiovascular, un estudio publicado en «The Lancet» y recogido en «The Guardian» concluye que si bebemos menos, mejor. En concreto, beber un vaso de vino o una pinta de cerveza de más respecto a los límites considerados seguros acorta la esperanza de vida en 30 minutos. Pero, ¿cuál es el límite? Los autores del estudio afirman que cinco vasos de 175 mililitros de vino (en España lo normal si bien suelen ser unos 150 ml por vaso) o cinco pintas a la semana es el límite superior seguro: 100 gramos de alcohol. Es decir, que a partir del sexto vaso (grande) aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca o aneurisma.

El estudio incluyó los datos de 786.787 personas, de los que 599.912 eran bebedores sin enfermedad cardiovascular previa incluidas en 83 estudios llevados a cabo en 19 países. La edad promedio de los participantes fue de 57 años. El 44% de los bebedores (265.910) eran mujeres y 128.085 (21%) eran fumadores.

La mitad de los participantes había reconocido que ingería más de 100 gramos a la semana y un 8,4% que bebía incluso más de 350. En los 599.912 bebedores incluidos en el análisis, «registramos 40.310 muertes y 39.018 incidentes cardiovasculares». Las muertes prematuras se dieron en aquellos que bebían más de 100 gramos de alcohol a la semana, lo que es de cinco a seis vasos de vino o pintas de cerveza.

En concreto, los hombres que informaron consumir por encima del límite superior del Reino Unido (que es 112 gramos a la semana) tenían una esperanza de vida más corta a la edad de 40 años: entre uno y seis años menos. Y los hombres que informaron beber por encima de 196 gramos a la semana (el límite superior que hay en EE UU) tenían una esperanza de vida más corta a los 40 años de entre dos y siete años en comparación con los hombres que informaron haber bebido por debajo de estos límites superiores respectivos. Por lo tanto, los hombres que bebían menos de 100 g de alcohol a la semana tenían entre uno y dos años más de esperanza de vida a los 40 años que los que informaron haber bebido 196. Las mujeres que informaron haber bebido por encima del umbral del Reino Unido (112 g por semana) o del de EE UU (98 g) tuvieron entre uno y tres años menos de esperanza de vida a la edad de 40 años en comparación con las mujeres que afirmaron beber menos.

El principal hallazgo de este estudio fue que el umbral para un menor riesgo de mortalidad es de unos 100 gramos de alcohol a la semana. Esta conclusión apoya, por tanto, la adopción de límites más bajos de consumo de alcohol para decir que se tiene un consumo de riesgo (en España está en 210 gramos semanales de alcohol puro para los hombres y 140 para las mujeres).

Este estudio, además, muestra que no hay beneficios saludables para la ingesta de alcohol si se superan los límites considerados de bajo riesgo. «El alcohol es un tóxico. Ingerir pequeñas cantidades no es malo, pero no se puede decir que sea bueno», recuerda a este periódico el doctor Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol.

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), el consumo de riesgo en mujeres es a «partir de un consumo regular de 20 a 40 gramos diarios de alcohol, y de 40 a 60 gramos diarios en varones. La OMS considera un consumo de alcohol de bajo riesgo de 10 gramos al día. Es decir, una copa de vino para que nos entendamos, por lo que este estudio incluso va más allá de las recomendaciones de la OMS. Ahora bien, se refiere a un consumo continuado no a ingestas puntuales. Y es que no hay que olvidar que el consumo de alcohol está correlacionado con 200 enfermedades», explica Pascual, que incide en que, «aunque este estudio ha roto con las cantidades que conocíamos, es un estudio. Serían necesarios más informes elaborados por otros investigadores que lo corroborasen».

Últimas noticias