Resuelven el segundo de los siete problemas matemáticos del milenio

La hipótesis de Riemann fue formulada hace 156 años por el académico Bernhard Riemann y nadie había logrado resolverlo, hasta ahora. De hecho ha sido considerado como uno de los siete problemas matemáticos del milenio, tanto que el Instituto Clay de Matemáticas ofrece un millón de dólares a la primera persona que dé con la solución.

El matemático nigeriano Opeyemi Enoch, de la Universidad Federal Oye Ekiti (FUOYE), afirma haber resuelto el enigma. Hasta ahora, Enoc era conocido por sus trabajos en modelos y estructuras matemáticas para la generación de electricidad a partir de sonido, los truenos y los organismos oceánicos.

El pasado 11 de noviembre, Enoc hizo público su hallazgo durante la Conferencia Internacional de Matemáticas y Ciencias de la Computación en Viena, precisamente el mismo día y mes que el matemático alemán formuló su hipótesis en 1859.

Enoch tuvo que replantearse todas las teorías elaboradas hasta ahora y comenzó de cero para intentar resolverlo. Su objetivo era demostrar a sus alumnos que trabajando se pueden lograr resultados. Según explicó la Universidad de Oye Ekiti en un comunicado, Enoch "primero, investigó y estableció los parámetros de los que partía Riemann. Luego estudió y corrigió todos los conceptos erróneos que han sido formulados por distintos matemáticos en las últimas décadas. También mostró cómo se pueden formular otros problemas de este tipo y obtuvo la matriz que Hilbert y Poli. Reveló cómo estas soluciones son aplicables en la criptografía, la ciencia de la información cuántica y en los ordenadores cuánticos".

El matemático comenzó a trabajar en la hipótesis de Riemann hace cinco años, cuando un grupo de estudiantes entró en su despacho para proponerle que intentaran resolver el problema. Los alumnos tenían problemas económicos y el profesor quiso ayudarles para conseguir el millón de dólares que ofrecían de recompensa por la solución.

Enoch confesó a la BBC que su motivación no fue el dinero sino la confianza que sus alumnos depositaron en él para encontrar la solución. El trabajo tuvo dos momentos claves. En 2010 logró encontrar un vínculo del problema, lo que le hizo pensar que estaba cerca de la solución. Sin embargo no fue hasta dos años después cuando encontró la forma de aplicar lo que había descubierto. A pesar del anuncio, los alumnos deberán esperar para cobrar la recompensa. El instituto Clay deberá certificar que efectivamente han solucionado el problema antes de entregar el millón de dólares.

Resuelta la hipótesis de Riemann, es el segundo de los siete problemas matemáticos del mileno. Quedan aún por desvelar la existencia de Yang-Mills y el intervalo de masa, las ecuaciones de Navier-Stokes, las clases de complejidad P y NP y las conjeturas de Hodge y la de Birch y Swinnerton.