¿Se dan falsos diagnósticos?

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Qué opina sobre que Leo Eisenberg dijera, meses antes de morir, que el TDAH es mentira?

–Creo que no dijo eso exactamente, sino más bien que se había malinterpretado alguna de sus consideraciones. No obstante, son muchos los científicos que durante las últimas décadas han dedicado mucho tiempo al estudio y la mejor comprensión del TDAH y de las personas que lo padecen, con lo que un comentario no invalidaría cientos de estudios.

- ¿Sobremedicamos a los niños?

–Antes de iniciar cualquier tratamiento debemos hacer un diagnóstico adecuado y valorar todas las alternativas y opciones terapéuticas disponibles y pensar en cuál es la mejor elección para ese niño en concreto, teniendo en cuenta a la persona y sus dificultades, no sólo el diagnóstico. Una vez realizado, el siguiente paso será el análisis de los Riesgos vs. Beneficios de la opción elegida, porque en muchas ocasiones el principal riesgo está en no hacer nada. No obstante, al hablar de tratamientos debemos no pensar sólo en las opciones farmacológicas, sino también en las intervenciones psicológicas, psicopedagógicas y con la familia.

- ¿Es verdad que han aumentado los casos de hiperactividad?

–Los estudios epidemiológicos más exigentes nos dan cifras de prevalencia de en torno al 5% de los niños que durante la etapa escolar presentan un riesgo de padecer el TDAH, y esta cifra está muy lejos de alcanzarse por los diagnósticos en nuestro medio, donde a duras penas se llega al 1%. Pueden ocurrir falsos positivos o errores diagnósticos, y esto habrá que tratar de evitarlo, pero hoy son muchos más los niños que no acceden a un correcto diagnóstico teniendo un TDAH.

- ¿Cómo puede un padre saber si su hijo tiene este trastorno?

–La mejor manera es iniciando un proceso de consulta con profesionales expertos que puedan ofrecer una evaluación al niño y a su familia, realizar un adecuado diagnóstico diferencial para entender si la presencia de los síntomas de falsa de atención, hiperactividad y/o impulsividad es achacable a un TDAH o a otra causa. La clave sería consultar ante la presencia de la duda, ya que el diagnóstico precoz tiene un importante valor pronóstico. Hemos de tener en cuenta que el TDAH confiere un factor de riesgo evolutivo para el niño que lo padece.

.

*Psiquiatra y director de PSIKIDs