¿Son las Matemáticas cosa de chicos?

La «brecha» de género en la asignatura aumenta en los últimos cuatro años y ya son 13 puntos de diferencia a favor de los varones. La distancia entre alumnos y alumnas en Matemáticas y Ciencias se debe al reparto de roles que aún prevalece en nuestra sociedad, según los expertos.

La «brecha» de género en la asignatura aumenta en los últimos cuatro años y ya son 13 puntos de diferencia a favor de los varones. La distancia entre alumnos y alumnas en Matemáticas y Ciencias se debe al reparto de roles que aún prevalece en nuestra sociedad, según los expertos.

Ellos son mejores en Matemáticas y Ciencias. Así ocurre en todos los países de la OCDE salvo Finlandia. Pero, en el caso de España, las diferencias son más notables. Los alumnos obtienen 12 puntos más que las alumnas en Matemáticas, superando la diferencia media de la OCDE –cinco puntos a favor de ellos– y de la UE –siete puntos más–. Mientras, en Ciencias, los chicos obtienen seis puntos de ventaja sobre las chicas –la diferencia se reduce a dos tanto en la UE como en la OCDE–.

Ésta es una de las conclusiones del estudio internacional TIMSS de 2015, que se realiza cada cuatro años y en el que se miden las competencias de los alumnos de 4º de Primaria de 49 países. En lo que respecta a Matemáticas, y con 505 puntos, España se encuentra en el puesto 27 de un ránking encabezado por los países asiáticos –Singapur, Corea del Sur y Japón–. Con todo, nuestro país es el que más sube en la clasificación respecto al anterior estudio, de 2011, con 23 puntos. De hecho, se sitúa por encima de la media de todos los participantes (500 puntos) pero por debajo de las de la OCDE (525) y de la UE (519).

Nuestros alumnos también mejoran en Ciencias 13 puntos y alcanza un total de 518, aunque todavía no alcanzan la media europea (521) ni de la OCDE (528). España se sitúa en esta materia en el puesto 24, dentro de un ranking en el que «mandan», una vez más, Singapur, Corea del Sur y Japón.

¿Se está abriendo la «brecha de género» en las competencias matemáticas de nuestros estudiantes? Lo cierto es que, en el informe TIMSS de 2011, la diferencia a favor de los chicos era un punto menor en Matemáticas –11 a su favor– y tres menos en Ciencias –10 en total–. «No es una diferencia excesiva», explica a LA RAZÓN Vicente Alcañiz, director general del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE). «Se ha comprobado que las expectativas que ponen en las alumnas los profesores y los padres marcan diferencias. Cuando ellas perciben el mensaje de que pueden ser iguales o mejores que los niños en esas materias, su rendimiento mejora exponencialmente», añade. De hecho, recuerda que varios estudios en torno a la «ansiedad matemática», el nerviosismo que provoca esta asignatura a los estudiantes, muestran que afecta más a las niñas que a los niños.

«El problema viene de la educación Primaria y Secundaria. Desde entonces ya se dan ciertos roles que siguen prevaleciendo en la sociedad. En los alumnos se fomenta más el riesgo y la aventura, y en las alumnas, la seguridad. Y en ciencias es importante arriesgarse, buscar la solución», opina David Martín de Diego, vicedirector del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT). No en vano, el ICMAT cuenta con una comisión que trata de paliar estas diferencias de género: concursos de Matemáticas en Primaria, charlas de investigadoras que relaten a alumnas de Secundaria su experiencia y que demuestren que es posible triunfar en una materia dominada por los varones... «El problema no se puede erradicar, pero sí que podemos plantear este tipo de acciones. Tenemos alumnas muy brillantes, pero sí es verdad que, en menos ocasiones, se arriesgan en la investigación», añade Martín de Diego.

Lo cierto es que, si bien ellos se muestran superiores en Matemáticas y Ciencias, ellas los superan en comprensión lectora. En diciembre de 2017 se publicará el informe PIRLS, similar en cuanto metodología al TIMSS, pero ceñido a la lectura y a la adquisición de información. «Es previsible que, en ese informe, el resultado sea favorable a ellas y con diferencia, como en la mayoría de países». En 2011, las alumnas españolas aventajaban a los alumnos en cinco puntos.

En cuanto a los resultados globales, el informe revela que nuestros estudiantes dominan mejor la «representación de datos» (509 puntos) pero se les da peor el apartado «razonar» (502): resolver una variedad de problemas con números enteros, comprensión creciente de fracciones y decimales, interpretar y representar datos para resolver problemas en varios pasos... Con todo, si nuestro país ha remontado puestos en Matemáticas, se debe sobre todo a que han triplicado los alumnos considerados «excelentes» –del 1% al 3%– y se han reducido a la mitad los «rezagados» –del 13% al 7%–.

«El profesorado es un elemento de calidad imprescindible. El hecho de que la metodología de enseñanza en Matemáticas y Ciencias provoque interés y motivación en los alumnos es clave. Al fin y al cabo, todos los ciudadanos del siglo XXI tenemos que aplicar estas materias en mayor o menor grado», concluye Alcañiz.