Un robot que juega al bádminton abre una vía de ahorro de energía

La Razón
La RazónLa Razón

El primer robot capaz de jugar al bádminton, diseñado para probar una aplicación informática que permite optimizar la eficiencia energética en el diseño de las máquinas, ha abierto unos caminos en la investigación insospechados.

Este robot es fruto del proyecto ESTOMAD ("Energy Software Tools for Sustainable Machine Design"), encabezado por el Flanders' Mechatronics Technology Centre (Centro de tecnología mecatrónica de Flandes, FMTC) de Bélgica, y tenía como objetivo desarrollar un método y herramientas TIC pertinentes para modelar, simular, analizar y optimizar los flujos y las pérdidas de energía en cada máquina en su conjunto.

Observando el robot, los científicos se percataron de que el consumo energético de las máquinas ya instaladas puede disminuirse gradualmente mediante modificaciones puntuales, por ejemplo sustituyendo motores eléctricos estándar por alternativas de gran eficiencia, informa la agencia de la UE Cordis.

Gracias a los nuevos planes de diseño creados por el equipo de ESTOMAD, se prevé un ahorro medio de energía del 30 % durante la vida útil de cada máquina. También se prevé que esta nueva tecnología revista utilidad para la industria automovilística. Este mismo planteamiento se aplicó anteriormente a productos tales como frigoríficos y lavadoras.

Desde la industria ya ha habido muestras de interés por aplicar esta clase de análisis de la eficiencia energética. Un ejemplo es Picanol, uno de los ocho socios del proyecto, una empresa especializada en la construcción de máquinas de tejer de alta tecnología. Sus representantes aseguran haber reducido en hasta un 15 % el consumo energético de sus máquinas actuales tras haber integrado en su línea de producción el software de ESTOMAD.