Termina la selección de los 226 expedicionarios que formarán parte de Ruta Quetzal BBVA 2013

Expedicionarios en San Juan de Pequeni
Expedicionarios en San Juan de Pequeni

La XXVIII edición de Ruta Quetzal BBVA inicia su recorrido el 19 de junio en la ciudad de Panamá, donde seguirán los pasos de Núñez de Balboa, descubridor del Mar del Sur, y posteriormente recorrer España y Bélgica para estudiar la epopeya de Carlos V. Para obtener una de las becas Ruta Quetzal BBVA 2013 los estudiantes han tenido que realizar un trabajo de investigación, literario, artístico o musical, un proyecto de emprendimiento social –novedad de este año– y superar una prueba oral con los distintos jurados de la Universidad Complutense de Madrid, responsable de la selección.

Ayer concluyó el concurso de selección de los nuevos expedicionarios del programa de estudios y aventura Ruta Quetzal BBVA. 226 jóvenes de 16 y 17 años de 50 países participarán en la nueva expedición que celebrará este verano su XXVIII edición bajo el título «De la Selva del Darién a la Europa de Carlos V». Los nuevos ruteros recorrerán Panamá, España y Bélgica coincidiendo con el quinto centenario del descubrimiento del océano Pacífico por el extremeño Vasco Núñez de Balboa.

Ruta Quetzal BBVA ha dado a conocer a través de su página web el nombre de los 226 jóvenes que formarán parte de la expedición 2013. La expedición iniciará su recorrido el 19 de junio en Panamá, donde conocerán a través de la aventura del descubrimiento del Océano Pacífico la búsqueda entablada entre las potencias europeas para encontrar una nueva ruta hacia el continente asiático. Más tarde estudiarán el ambiente renacentista de la corte de Carlos V en España y Bélgica.

Para formar parte de Ruta Quetzal BBVA los jóvenes, con edades comprendidas entre 16 y 17 años, deben seguir un riguroso proceso de selección. En esta edición han participado más de 700 estudiantes y todas las Comunidades Autónomas españolas cuentan con al menos un representante. En Iberoamérica, los jóvenes son elegidos por los Ministerios de Educación de cada país, a través de un proceso de selección que distingue a los estudiantes mejor calificados. El hecho de resultar elegido para formar parte de esta aventura ilustrada se computa como mérito académico en muchos centros y universidades públicas y privadas de diferentes países de todo el mundo.