Uno de cada cinco niños en el mundo recibe cada día comida en la escuela

Unos 368 millones de niños, es decir, uno de cada cinco en el mundo, reciben diariamente comida en las escuelas, tanto en los países emergentes como en los desarrollados, informó hoy el Programa Alimentario Mundial (PAM).

"La alimentación escolar contribuye a mejorar la salud y la educación de los niños, y pretende evitar que existan carencias nutricionales que comprometan el desarrollo de los menores durante sus primeros cien días de vida", recoge el informe "La situación de la alimentación escolar en el mundo 2013", publicado hoy por el PAM.

Estos menús son proporcionados en el desayuno, en el almuerzo o como un "snack", para que sean consumidos en el colegio, y su número depende de la realidad social del menor.

El documento recoge que alimentar a un niño cuesta al año una media de 44 euros en los países de bajos y medios ingresos, mientras que en los países de ingresos medios-altos o altos asciende a 288 euros.

En el mundo, cada año se invierten 58.000 millones de euros para cubrir las necesidades nutricionales de los niños escolarizados en infantil, primaria y secundaria, recoge el texto.

Por regiones, las que invierten en mayor medida en los proyectos de menús escolares son el sur de Asia, que destina 94 millones de euros cada año; América Latina y el Caribe, 66 millones; este de Asia y el Pacífico, 37 millones, y Norteamérica, 35 millones.

Las que menos invierten son África Subsahariana, 30 millones de euros; Europa y Asia Central, 21 millones, y, por último, Oriente Medio y el Norte de África, 10 millones.

La mayor parte de la financiación de estos programas procede de los propios gobiernos, pero en los estados más pobres es imprescindible el apoyo de los donantes, que aportan el 83 % de los fondos que se destinan para la alimentación de los niños en los centros educativos de estos países.

El PAM se mostró preocupado por que la cobertura de los programas de alimentación aún sea menor en los países donde las necesidades son mayores.

"La proporción de los niños de primaria que reciben menús en las escuelas es sólo del 18 por ciento en los países de bajos ingresos, mientras que en los de ingresos medios-bajos asciende al 49 por ciento", agregó el Programa Alimentario Mundial.

Por otro lado, este organismo aclaró que muchos países refuerzan sus planes de comida escolar ante una situación de crisis.

"En los últimos cinco años, al menos 38 de los países de los 67 analizados reforzaron sus programas de alimentación en las escuelas para hacer frente a conflictos armados, catástrofes naturales, crisis alimentarias o financieras", aseguró el PAM.