Provoca un incendio para ocultar un crimen

Un incendio que quemó 3000 hectáreas en Cuenca fue provocado para ocultar un cadáver

Detrás del incendio se ocultaba un terrible suceso. Julio del año 2019. Una vecina de Cardenete, Cuenca, denuncia la desaparición de su marido, un ecuatoriano de 65 años que regenta una empresa dedicada a la recolección de romero. Un día después, una zona de Valverdejo arde sin control. Un fuego provocado que pone en jaque a los bomberos y que termina arrasando casi 3.000 hectáreas. Un mes más tarde encuentran el cuerpo del empresario. En ese momento los investigadores no lo saben, pero incendio y desaparición están relacionados. La víctima tenía una vivienda en una localidad cercana a la zona, donde alojaba a algunos de sus trabajadores. Todos los indicios apuntan a uno de esos temporeros como autor del crimen. El hombre, de nacionalidad maliense huye días después de la desaparición, junto a otros dos compañeros. La Guardia Civil detiene a los supuestos cómplices, pero el posible autor consigue escapar. Ahora, un año después y tras una larga investigación se han atado todos los cabos: el hombre habría matado a su jefe y después provocado el fuego en un intento de ocultar el cadáver. El presunto asesino sigue en paradero desconocido y pesa sobre él una orden internacional de detención.