Lanzarote, el gran teatro de César Manrique

El nuevo festival que dirige en la isla Quino Falero cerrará 2019 con un espectáculo de danza clásica de la India y otro de flamenco

Apelando a los lenguajes más universales de las artes escénicas, para concitar así la atención del turismo internacional y a la vez de los propios isleños, el director Quino Falero ha incrementado la exuberancia artística que ya poseían por sí mismos los espacios de César Manrique al darles una nueva funcionalidad teatral en esta primera edición de Escena Lanzarote. El festival, en el que ya se ha podido ver un espectáculo de circo moderno y también una ópera, acogerá esta noche una función de bharata natyam -una de las danzas clásicas de la India- a cargo de la bailarina Mónica de la Fuente, que estará acompañada del cantante, percusionista y compositor Ravi Prasad y del reputado sitarista Subrata De. Lo que propone ‘Bhakti’, que es así como se llama este espectáculo, es un viaje emocional a la mística de una tradición musical y dancística en la que lo artístico y lo sagrado están estrechamente unidos. Será el primer montaje que albergue el festival en la Casa-Museo del Campesino. En pleno centro de la isla, en el término de San Bartolomé, Manrique rindió aquí su particular y hermoso homenaje a las gentes que tan duramente trabajaron el árido campo lanzaroteño. Ahora, programando teatro en este lugar, su paisano Falero ve cumplido el sueño de imbricar su profesión y su bagaje teatral en estos escenarios naturales que tanto marcaron su infancia. “Los lanzaroteños de mi generación no solo hemos admirado y convivido con las obras de Manrique, sino que además hemos aprendido a ver la naturaleza a través de su arte”, afirma el director.

Aunque ya estaban acogiendo algunas propuestas de música y de artes plásticas, no se estaban explotando demasiado en los últimos tiempos, a juicio de Falero, “las posibilidades que estos espacios ofrecen a las artes escénicas”. “Yo tuve la fortuna en mi adolescencia de poder ver en los Jameos del agua –otro de los escenarios del festival y quizá el más emblemático de Manrique- a Marcel Marceau, Comediants, Momix… Ahí fue donde se forjó mi amor por este oficio. Aquel espíritu y aquel ritual de compartir un espectáculo teatral ente la roca volcánica ha permanecido siempre en el recuerdo, y la intención de recuperarlo ha sido el motor para poner este proyecto en marcha”.

Escena Lanzarote nace, precisamente, el año que la isla conmemora el centenario del nacimiento de César Manrique, su hijo más ilustre y el principal dinamizador del turismo con un legado artístico que ha quedado impreso en el propio paisaje de esta tierra canaria. “Lo que hace el festival es aprovechar la simbiosis entre naturaleza y arte que ya proponían las sus obras –explica Falero-. En este caso, la simbiosis es entre naturaleza y artes escénicas. Porque, además, yo creo que lo escénico ya estaba muy presente en el modo de hacer arte de Manrique. Cuando ideó los Jameos, por ejemplo, ya pensó en crear un espacio para la representación, como es el auditorio. Y en el Museo del Campesino también hizo lo mismo”. Sin embargo, no se conforma el director con esos lugares concebidos para la representación y reconoce que, en próximas ediciones, le gustaría “que el hecho escénico saliese de los espacios convencionales”: “Hay una tendencia en la actualidad, de sobra conocida, a sacar los espectáculos fuera de los teatros; y creo que aquí, teniendo en cuenta lo maravilloso que es cada rincón diseñado por Manrique, la experiencia del espectador, por un lado, y la del creador, por el otro, serían únicas e irrepetibles. Son espacios que multiplican la hermosura del propio espectáculo”.

Con un presupuesto asignado por el Cabildo de 100.000 euros para programar los siete espectáculos que conforman el cartel de esta primera edición, Falero ha tratado de dar cabida en el él a la danza, el circo, la lírica, el teatro gestual, los espectáculos de máscaras y la música. “En una isla con un turismo extranjero tan potente como es esta, nos marcamos el objetivo de que el público visitante y el público residente pudiesen convivir en un mismo espectáculo, sin que el idioma fuera un obstáculo para ninguno de ellos”, explica el director.

Además de la Casa-Museo del Campesino y los Jameos del Agua, Escena Lanzarote cuenta con otros dos escenarios en esta primera edición: el Museo Internacional de Arte Contemporáneo, asentado en una antigua fortaleza y convertido en una galería de arte en 1976 por iniciativa de Manrique, y la Cueva de los Verdes –el único espacio de todos ellos ajeno a la acción del artista lanzaroteño-. Aquí podrá verse el último montaje programado en 2019: ‘Faro’, un espectáculo de flamenco, protagonizado por el bailaor Eduardo Guerrero, que aprovechará las excepcionales condiciones acústicas de esta cueva para bucear en la esencia de los diferentes palos flamencos con versiones de canciones ya míticas. Las representaciones serán los días 27 y 28 de diciembre.

Ya en 2020, llegarán los tres últimos montajes: los días 25 y 26 de enero, ‘Alicia y las ciudades invisibles’, una propuesta multidisciplinar y de la compañía Onírica Mecánica a partir del universo de Lewis Carroll; ‘A dúo’, el espectáculo de cabaret de la incombustible cantante y actriz Julia de Castro, podrá verse el 15 de febrero; por último, ‘Amour’, la obra de teatro gestual que con la que la compañía vasca Marie de Jongh ganó un Premio Max en 2017, cerrará el festival los días 28 y 29 de marzo.