Actualidad

Un joven muere por un derrame cerebral provocado por los videojuegos

El adolescente tailandés había destinado todas sus vacaciones en encerrarse en su habitación y jugar en línea

Un niño juego a un vídeo juego
Un niño juego a un vídeo juegoCHARLES PLATIAUReuters

Este suceso demuestra que los extremos no son buenos y que invertir tiempo en exceso a los videojuegos puede generar lesiones cerebrovascular que en situaciones límite, como es este caso, pueden acabar con un final fatal. Así ha sucedido con el adolescente de 17 años Piyawat Harikun, un joven tailandés que falleció ayer tras pasar largas sesiones jugando en línea. El cuerpo fue encontrado por el padre de Piyawat en la habitación del joven en la que se había encerrado durante todas las vacaciones de octubre para poder jugar a los videojuegos. El padre intentó auxiliar a su hijo en vano, pues ya había fallecido por un derrame cerebral causado por el exceso de tiempo que había invertido en jugar ante el ordenador, según demostraron los exámenes forenses.

Los padres de Piyawat declararon que las interminables sesiones de juego hacían que su hijo no saliese de la habitación ni para comer y que eran ellos los que le llevaban la comida a su cuarto, y han querido advertir de los peligros que conllevan los videojuegos y la adicción que estos generan. No es el primer caso de muerte por destinar demasiado tiempo a los videojuegos. De hecho, en 2015 un joven murió tras jugar sentado durante 19 horas consecutivas en un cibercafé de Shanghai. Precisamente las cámaras del establecimiento grabaron los últimos momentos de vida del joven. El gamer Brian Vigneault, muy conocido en el mundo de los videojuegos también fallecía en 2017 tras pasar 24 horas jugando en red. El gamer estaba participando en una maratón para recaudar fondos para la fundación 'Make a wish' y ayudar así a niños enfermos.

Según los datos de el National Center for Health Statistics, el riesgo de muerte de esta actividad por videojuegos va en ascenso, con 1 caso entre 100 millones de jugadores. Esto cada vez preocupa más a las autoridades y viendo casos como este no parece ser para nada exagerado y la adicción a estos juegos ya es considerado como un trastorno mental según la clasificación de la Organización Mundial de Salud.