Actualidad

El primer control de crucero con aprendizaje automático

La tecnología SCC-ML desarrollada por Hyundai Motor Group utiliza la inteligencia artificial para crear una experiencia de conducción personalizada.

El SCC-ML desarrollado por Hyundai Motor Group añade inteligencia artificial que aprende los hábitos del conductor para mejorar la conducción automatizada.
El SCC-ML desarrollado por Hyundai Motor Group añade inteligencia artificial que aprende los hábitos del conductor para mejorar la conducción automatizada.HYUNDAI MOTOR GROUP

Los sistemas de asistencia a la conducción se han generalizando en los últimos años en el automóvil, que avanza a pasos agigantados hacia una conducción automatizada en la que el factor humano pierde protagonismo para que sea el vehículo el que tome ciertas decisiones. Ya son muchos los modelos que incorporar en control de velocidad de crucero, algunos de ellos adaptativo en función de las condiciones del tráfico, y la última novedad en esta materia nos llega desde Hyundai Motor Group, que ha desarrollado la primera tecnología de control de crucero inteligente (SCC-ML) del mundo basada en el aprendizaje automático.

Se trata de una primicia en la industria del automóvil al incorporar la inteligencia artificial (IA) en la función Advanced Driver Assistance System (ADAS), que añade los patrones del conductor en su comportamiento para crear una experiencia personalizada. Estos avances se aplicarán en los futuros vehículos que ponga a la venta Hyundai Motor Group, en sus marcas Hyundai y Kia.

Con el Control de Crucero Inteligente (SCC) se consigue que el vehículo mantenga una distancia de seguridad respecto al que circula por delante a la velocidad programada, llegando a frenar si fuera necesario y acelerando de nuevo cuando la vía está despejada. El SCC-ML va un paso más adelante al añadir la inteligencia artificial que aprende los patrones y hábitos del conductor por sí solo, de manera que conduce de forma autónoma siguiendo un patrón idéntico al del conductor.

El conductor puede seleccionar ahora ciertos parámetros con mayor precisión, logrando una conducción automática más parecida a la real en la que interviene el factor humano. En el SCC-ML se emplean los sensores de la cámara frontal y el radar para obtener información de lo que sucede en el entorno, datos que se transmiten al ordenador central, que extrae los datos necesarios para identificar los patrones del conductor mediante un algoritmo de aprendizaje automático.

El patrón de conducción se puede clasificar en tres partes: distancia de los vehículos precedentes, aceleración (lo rápido que acelera) y capacidad de respuesta (lo que tarda en responder a las condiciones de conducción). Además, también se tienen en cuenta las condiciones de conducción y las velocidades.

Por ejemplo, mantener una distancia corta con el vehículo precedente durante una conducción lenta, en la ciudad, o bien más lejana cuando se conduce en el carril rápido. Considerando diversas condiciones, SCC-ML realiza un análisis para distinguir más de 10 mil patrones, desarrollando una tecnología flexible de Smart Cruise Control que puede adaptarse a los patrones de cualquier conductor.

La información del patrón de conducción se actualiza regularmente con sensores que reflejan el último estilo de conducción del conductor. Además, SCC-ML está programado específicamente para evitar el aprendizaje de patrones de conducción inseguros, aumentando su fiabilidad y seguridad. Con el sistema Highway Driving Assist que ofrece asistencia automática para el cambio de carril, SCC-ML alcanza el nivel 2.5 de conducción autónoma.