Tecnología

Es la tecnología, estúpido

Si Bill Clinton tuviera que volver a la arena política, seguramente sustituiría aquel «¡Es la economía, estúpido!» por el título de este artículo. Sin tecnología, hoy más que nunca, no hay desarrollo