Que no le espíen sus conversaciones: ¿es más segura Whatsapp o Telegram?

Dependerá, principalmente, de sus sistemas de encriptado y de sus formas de acceso

Es la eterna duda: ¿Es WhatsApp más segura que Telegram o es Telegram más segura que WhatsApp? Si bien las dos cumplen con la misma función y, además, han ido perfeccionando sus sistemas de protección, tanto una como otra presentan ciertas carencias que las vuelven un poquito mejores y peores que su contrincante. Si algo quieren los 250 millones de usuarios de la app azul y los 2.000 millones de la app verde es que los mensajes y los archivos que envíen estén totalmente protegidos y no puedan ser robados por un tercero. ¿Eso lo pueden asegurar al 100%? No. Aunque están en ello.

Respecto a esta primera cuestión, hay que tener en cuenta dos cosas: por un lado, que el mensaje llegue correctamente a su destinatario y, por otro lado, que llegue de forma privada. Para ellos, ambas apps han desarrollado sus propios sistemas de cifrado de extremo a extremo que aseguran estas dos premisas. Sin embargo, no se aplican de la misma forma: mientras que Whatsapp lo tiene activado de forma predeterminada ven todos sus chats, Telegram sólo lo aplica a sus conversaciones secretas. El resto también estarían cifradas, pero no de extremo a extremo. No obstante, este aspecto parece no ser determinante a la hora de usar una u otra. Recuerde, por ejemplo, el caso del pasado 13 de marzo de 2019: la app de Pavel Durov consiguió tres millones de nuevos usuarios tras producirse una caída mundial del servicio de Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp.

Otro dato importante, relacionado con el dato anterior, es qué tipo de sistema de encriptado se utiliza. Desde hace unos años, WhatsApp optó por recurrir al cifrado de Signal, una de las apps de mensajería más seguras del mercado. Ésta parte del número de teléfono y la agenda de contactos para generar códigos criptográficos que aseguren la seguridad y privacidad de todos los mensajes. En cambio, Telegram decidió desarrollar su propio sistema, del que por ahora no se han detectados vulnerabilidades: MTProto. Este está enfocado en la multisesión multiplataforma y el transporte de archivos sin importar su formato o capacidad. El tráfico tiene dos tipos de cifrados, ambos con AES de base, siendo los chat secretos para el envío de mensajes de forma restrictiva contra la filtración de información sensible.

Entonces, ¿cuál es mejor? La comunidad, en este caso, considera que es mejor aquel protocolo conocido que el que está por conocer. Aunque también es cierto que no es el único factor para determinar del grado de privacidad de estas aplicaciones. Ahí entra en juego el control de acceso. O dicho de otra forma, la forma de entrar en las aplicaciones. En el caso de WhatsApp no existe, por ahora, ningún tipo de bloqueo, por lo que cualquiera con acceso al móvil puede acceder a los chats. En del de Telegram, sí hay esa opción: se pueden proteger a través de contraseñas. Lo que hace un poquito mejor a esta última en cuestión de seguridad. Aunque no sólo por eso.

Si bien WhatsApp cuenta con el mencionado cifrado de extremo a extremo en sus conversaciones habituales, en Telegrama se ha desarrollado una capa de seguridad extra en las de carácter privado. Es decir, ahí todo lo enviado se autodestruye una vez que fue visto por el destinatario y, en el caso de que una persona realice una captura de pantalla de un chat privado, también se notificará. Además, esta app permite borrar mensajes sin que el destinatario lo sepa. Incluso, se pueden editar mensajes ya enviados, algo que no está presente en su competidor.

El número de móvil, clave

No hay que perder de vista que las cuentas de WhatsApp están enlazadas a un número de teléfono. Esto quiere decir que nunca se podrá chatear con alguien que no lo tenga registrado en la app. ¿Eso qué quiere decir? Que cualquiera puede hacerse con él. Especialmente, en los grupos.