Tecnología

¿Cómo puedo poner mi cara en un gif de WhatsApp?

Gracias al sistema de inteligencia artificial de Doublicat, podrá adaptar sus facciones a las del famoso que desee

Los primeros casos de deepfakes con repercusión mediática se remontan a 2016
Los primeros casos de deepfakes con repercusión mediática se remontan a 2016 Doublicat Archivo

Cada vez es más común encontrarse un deepfake en Internet. O dicho de otra forma, esos vídeos y fotos que manipulan la realidad. ¿Cómo? Sustituyendo las caras y las voces de sus protagonistas, lo que dificulta distinguir si el contenido es real o no.

Los primeros casos de deepfakes con repercusión mediática se remontan a 2016, con Barack Obama como protagonista. Entonces el objetivo no era malintencionado, sino un experimento de la Universidad de Washington conocido como Synthesizing Obama. El resultado despertó el interés público y en 2017 un usuario de Reddit trasladó esta suplantación audiovisual de identidad a la industria pornográfica.

Sin embargo, a día de hoy, estas transformaciones digitales se han puesto de moda en la calle y no resulta extraño encontrarse por las redes sociales a Leonardo DiCaprio con la cara de su vecino o a Jennifer López con la cara de su hermano.

Lo más seguro es que ya lo haya visto en WhatsApp o en Instagram. Por lo que si usted también quiere poner su cara en un gif, Doublicat le pondrá las cosas muy sencillas. Gracias al sistema de inteligencia artificial RefaceAI, podrá adaptar sus facciones a las del famoso que desee. Entre ellos, Hugh Jackman o Chris Pratt.

¿Qué hay que hacer?

En primer lugar, toca sacarse un selfie desde la propia app y centrando la cara en el cursor. De lo contrario, el resultado no será todo lo bueno que podría ser. A continuación, tan sólo hay que elegir el gif que quieres personalizar. Esto le costará aun ratito, pues tiene miles para elegir. Aunque hay algunos clásicos que nunca fallan. Si ya lo tiene, el software hará el resto. En unos instante tendrá en su galería su microvideo con usted como protagonista.

No guardan ningún dato biométrico

En términos de privacidad, la app solicita permiso nada más abrirla para “proveer los datos de nuestra cara”. Según su política de seguridad, recopilan las fotos y los rasgos faciales por separado. En este último caso aseguran que no están guardan ningún dato biométrico. Además, las imágenes se almacenan durante 24 horas en sus servidores y los rasgos faciales durante 30 días después del último uso de la app.