Los peligros del porno

El primer acceso a contenidos pornográficos de los jóvenes españoles en internet se anticipa ya a la etapa infantil, con edades tan tempranas como los ocho años

Con el desarrollo de los teléfonos inteligentes, el negocio del porno se ha disparado
Con el desarrollo de los teléfonos inteligentes, el negocio del porno se ha disparado

El primer acceso a contenidos pornográficos de los jóvenes españoles en internet se anticipa ya a la etapa infantil, con edades tan tempranas como los ocho años. Así lo demuestra la investigación titulada Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales, elaborada por la Universitat de les Illes Balears y la red Jóvenes e Inclusión en Madrid. Si bien el acceso a la misma se adelanta, el tiempo de visionado también se alarga.

Según un estudio publicado por la web Help Porn Addiction, se estima que un hombre promedio pasa 40 minutos a la semana viendo pornografía. Sin embargo, poco son los que se percatan de los riesgos tecnológicos que esta práctica conlleva.

Con el desarrollo de los teléfonos inteligentes, el negocio del porno se ha disparado. Pero cuidado: los expertos avisan de que consumir este contenido es mucho más inseguro en el móvil que en el ordenador. Wandera, una firma especializada en consultoría sobre tecnología, explica que los primeros están más expuestos a malware o software malicioso que los segundos. Y, en ese sentido, sistemas operativos como Android no son tan seguros como los sistemas operativos de los PC.

La compañía recoge en su informe Mobile Leak Report que “más de 200 conocidas aplicaciones y sitios web móviles” expusieron “información sensible de consumidores y empresas durante 2016”. Para llegar a esta conclusión, ha analizado a 10.000 usuarios de Reino Unido y Estados Unidos, de los cuales 34 consumían porno a diario en el teléfono. Y 40 de los 50 principales sitios porno son vulnerables al malware.

El análisis también subraya que el viernes es el día con más consumo de porno. Especialmente, a partir de las 20.00 horas y con un pico entre las 2.00 y las 3.00 de la madrugada del sábado

Fraudes y robos

Kaspersky, la firma especializada en Ciberseguridad, ha realizado un estudio para conocer más a fondo cómo los cibercriminales utilizan la pornografía para poner en marcha fraudes o incluso robos de identidad. Así encontró que más de un millón de usuarios tuvieron contacto con malware en algún contenido para adultos por lo menos una vez, es decir, el 25.4% de todos los usuarios de Android encontraron un virus cuando veían porno. Entre ellos:

  1. Clickers que abren sitios web a costa del usuario para generar ganancias en la publicidad
  2. Troyanos bancarios que monitorean la actividad para detectar el momento de entrar a la banca en línea
  3. Ransomware que bloquea archivos hasta que se pague por ellos
  4. Troyanos controlan de forma remota el dispositivo por parte de los criminales
  5. Malware que envían mensajes o hacen llamadas para acceder a contenido normalmente gratuito