¿Cómo sería el Evangelio si se hubiese escrito en Twitter? Aquí la respuesta

Lo que el periodista Antonio Moreno concibió en la Navidad de 2017 como un hilo para narrar en tiempo real el nacimiento de Jesús se ha convertido en una referencia seguida por cientos de miles de personas

Lo que el periodista Antonio Moreno concibió en la Navidad de 2017 como un hilo para narrar en tiempo real en Twitter el nacimiento de Jesús se ha convertido en una referencia seguida por cientos de miles de personas de las que ha reunido una selección en un libro. “Fue un éxito inesperado, porque nunca lo pensé. Lo hice como una broma de Navidad y como algo curioso, después de que el verano anterior hubiera salido el hilo de Manuel Bartual y me rondara la idea de hacer algo parecido con un tema religioso”, explica Moreno en una entrevista con Efe, autor de La caja de los hilos. Tejiendo Evangelio en red.

Cuando asistía a clases de Ciencias Religiosas oía cómo los evangelistas habían construido el relato de la Navidad y se preguntaba “cómo explicar el nacimiento de Jesús a la gente de hoy”. “Los evangelistas usaban recursos para que los entendieran la comunidad a la que escribían, por ejemplo Mateo para los judíos, y me planteé con qué recursos se podía explicar a la gente de nuestro tiempo cómo fue la Navidad”.

Moreno admite que hace dos años “no sabía lo que era un hilo”, pero ahora, según las últimas estadísticas, en los tres últimos meses sus tuits han sido leídos cuatro millones y medio de veces, y su último hilo, dedicado al Miércoles de Ceniza, ha alcanzado las 600.000 visualizaciones. “Todo esto abruma un poco”, reconoce este periodista de la Diócesis de Málaga, que cree que su formación en Ciencias Religiosas ha sido “fundamental para encontrar los recursos y para tener una base sólida para confiar” en lo que escribe.

Desde las Sagradas Escrituras al Papa Francisco

Las fuentes de sus hilos van “desde las Sagradas Escrituras y la historia de los Padres de la Iglesia hasta la doctrina del papa Francisco, que ha sabido enganchar porque sabe utilizar el lenguaje para dirigirse al corazón de las personas de hoy”, explica. Y también, por qué no, recurre a Google, que es “una maravillosa Biblioteca de Alejandría en la que se pueden encontrar fuentes fidedignas, aunque también hay mucha basura y hay que saber discernir”.

“Mi misión es contar el Evangelio de siempre adaptando el lenguaje a lo que hoy vivimos. Muchas veces hemos pecado de no saber transmitir el mensaje de la Iglesia, que es estupendo, de alegría y felicidad, y lo hemos vendido de una forma moralizante con la que la gente de hoy siente que no tiene nada que ver”. Al estar en una red social como Twitter es habitual recibir críticas “contra la Iglesia o contra los cristianos”, que Moreno afronta como “una oportunidad para entrar en diálogo con la gente”.

“Hay mucho prejuicio contra la Iglesia. Es verdad que hay razones, cuando hemos cometido fallos o incluso delitos, y me parece normal y que la gente tiene toda la razón del mundo. Yo soy el primero que protesto contra mi Iglesia cuando veo que las cosas se han hecho mal”, resalta a Efe este periodista. “En lo que hemos tenido culpa, hay que hacer un ejercicio de pedir perdón y decir que hemos fallado, y el papa nos está dando ejemplo”, añade Moreno, que precisa que “eso no quita que el fallo de unos pocos ensucie la labor extraordinaria de la mayoría”.

Y Moreno va más allá: “Los haters son para mí el motivo de estar aquí. Que te lea la gente de dentro de la Iglesia está bien porque ayuda, pero lo más importante es llegar al que nunca pisaría una iglesia”.