Sí, Google te busca a ti

El nuevo Pixel 4a llega al mercado y promete mucho pero, ¿cuánto cumple?

Tras una demora provocada por la pandemia, que afectó a la cadena de suministros, finalmente Google ha presentado su último teléfono inteligente: el Google Pixel 4a y hemos tenido la oportunidad de probarlo, antes que salga a la venta (fecha probable octubre) para dar una primera impresión.

En la parte de manual, es decir, la etiqueta del teléfono, estamos ante un terminal con una pantalla OLED FullHD+ de 5,81 pulgadas. Es de un tamaño justo para la mayoría de las manos, manejable, ergonómico y ligero. A ello se une que su cuerpo está hecho por completo de policarbonato. La ventaja, más limpio que el cristal, la desventaja, no ofrece la misma calidad. Su cerebro es un Qualcomm Snapdragon 730, memoria RAM de 6 GB y almacenamiento de 128 GB.

Por su parte, la cámara trasera tiene 12,2 MP y permite grabar vídeos en 4K a 30 cuadros por segundos (fps), mientras que la frontal llega a los 8 MP. La batería es de 3.140 mAh y cuenta con carga rápida de 18W. Hasta aquí, la etiqueta. Ahora la crítica.

Lo que nos ha gustado

  • Lo primero la cámara. El binomio Google/Pixel se sigue destacando en este apartado recurriendo no solo a una buena parte física de lentes, procesadores y sensores, también se sirve de un software muy pulido para demostrar que la resolución no lo es todo a la hora de obtener imágenes de calidad. En el rango de precio, es una de las mejores, si no la mejor, del mercado.
  • El cerebro. Lo hemos dicho en otras oportunidades. Google fabrica las zapatillas y también la pista donde corre: tiene el teléfono y el sistema operativo, lo que le da una ventaja sobre la competencia equivalente en muchos sentidos a la que obtiene Apple con su propio sistema operativo y sus dispositivos. Aquí ganamos en fiabilidad, actualizaciones, seguridad… Es lo que se conoce entre los expertos como una situación win/win.
  • El diseño. Es ergonómico, ligero, no hay notch (el agujero en la pantalla no molesta ni distrae) y la pantalla es lo suficientemente grande como para disfrutar contenido multimedia sin echar en falta a los gigantes. Es un teléfono cuidado.

Lo que echamos de menos

  • Cámara. Tiene solo una lente y acostumbrados como estamos a la versatilidad de gran angular, zoom, etc. a veces se nos hace poco. No tiene que ver con la calidad, sino con la amplitud de opciones. En pocas palabras ofrece un porcentaje menor que otros fabricantes, pero de mayor calidad.
  • Batería. Apartado conflictivo. En los papeles, los 3.140 mAh son muy pocos. Pero hablar de los amperios y suponer que solo eso forman la batería es como decir que las cámaras solo tratan de MP. Gracias a un sistema operativo muy ajustado, el gasto de energía es también muy eficaz, por lo tanto los pocos más de 3.000 mAh del Pixel 4a no son los mismos en este teléfono que en otro. Eso sí, una carga rápida de 18 W… no es carga rápida, es acelerada, un poco veloz, pero rápida no es.
  • 5G. Otro apartado complejo. La realidad es que actualmente los móviles con 5G no aprovechan todo el potencial que tendrá este nuevo estándar, así que ahora mismo un móvil con 5G es un dispositivo con motor de carrera que usamos para ir de paseo. De todos modos, si todo sale según lo planeado, en otoño se presentaría una versión 5G.
  • Memoria. Depende. Google ofrece su almacenamiento gratuito en la nube (15GB de almacenamiento, más de 10.000 fotos). Y si te quejas por el 5G, cuando llegue, casi todo estará en la nube y no importará tanto en la memoria. Es cierto, no es mucho, pero ciertamente no es poco.

Veredicto

Por un precio por debajo de los 400 euros, el Pixel 4a es un móvil muy interesante. No lo tiene todo, pero si tiene lo que buscan muchos: fiabilidad, seguridad, buena pantalla y mejor cámara. Llega a España a partir del 10 de septiembre por 389 euros.