La Game Boy que no necesita batería para funcionar eternamente

Lo han creado dos universidades para demostrar que es posible desarrollar dispositivos portátiles sin baterías

Puede ser el sueño dorado de muchos o la pesadilla de algunos: una consola portátil de videojuegos que nunca necesita cargarse. Como fanático de la tecnología y el avance de la ciencia, es un logro increíble. Ahora, como padre… La realidad es que esta Game Boy no es sólo un divertimiento, sino una prueba de concepto, desarrollada por investigadores de la Universidad Northwestern y la Universidad Tecnológica de Delft (TU Delft) que persigue demostrar que, al menos en el sector del videojuego, es posible crear un dispositivo portátil sin batería.

La consola utiliza pequeños paneles solares y la energía del usuario al presionar las teclas, para prescindir de la batería. De este modo, evita todo el proceso de fabricación y reciclado (cuando se hace) de viejas baterías. “Es el primer dispositivo interactivo sin batería que utiliza la energía que genera el usuario. Cuando presionas un botón, el dispositivo convierte esa energía en algo que alimenta tu juego”, explica Josiah Hester, coautor de la investigación.

El dispositivo, bautizado ENGAGE (un juego de palabras ya que significa compromiso en inglés, pero también es la abreviación de “plataforma de juegos con conciencia de la energía”) tiene el tamaño y el diseño de la Game Boy original, tanto que su procesador ha sido adaptado para permitir jugar cualquier juego directamente desde su cartucho original. Para garantizar un flujo constante de energía, los investigadores diseñaron el hardware y el software del sistema desde cero. También desarrollaron una nueva técnica para almacenar el estado del sistema en una memoria no volátil, minimizando la sobrecarga. Esto elimina la necesidad de presionar “guardar” como se ve en las plataformas tradicionales, ya que el jugador ahora puede continuar el juego desde el punto exacto en el que el dispositivo pierde completamente la energía (si lo dejamos en un cajón y no jugamos durante un tiempo), incluso si Mario está en medio de un salto.

“Los juegos sostenibles se convertirán en una realidad y dimos un gran paso en esa dirección, al deshacernos de la batería por completo”, concluye Przemyslaw Pawelczak, corresponsable del estudio en un comunicado. “Con nuestra plataforma, queremos demostrar que es posible crear un sistema de juego sostenible que brinde diversión y alegría al usuario. Nuestro trabajo es la antítesis del Internet de las cosas, que tiene muchos dispositivos con baterías. Esas baterías son difíciles de reciclar, eventualmente terminan en la basura y si no están completamente descargadas, pueden volverse peligrosas. Queremos construir dispositivos que sean más sostenibles y puedan durar décadas”.