Cada cuánto tiempo tienes que apagar el móvil si no quieres que muera próximamente

Haciéndolo, además, conseguirás recuperar la velocidad que tenía al principio, mejorarás la gestión de su memoria y evitarás que se quede bloqueado

¿Cuándo fue la última vez que tú móvil se quedó sin batería? Y no, no me refiero a quedarse al 5% o llegar in extremis a un enchufe. Quiero decir apagado, en negro, sin vida. Lo más probables que te cueste determinarlo. Vivimos en un momento en el que, por si acaso te quedas desconectado, llevamos baterías externas en las mochilas. En la que los cargadores se han convertido en un elemento clave de nuestros bolsos. Y en el que, ni siquiera, dejamos descansar nuestros terminales por las noches.

¿Qué ocurre? Que si no se llevan a cabo una serie de cuidados, lo más normal es que nuestro móvil muera antes de lo que pensamos. Y, entre ellos, claro, aparece la siguiente duda: ¿debería apagar mi teléfono alguna vez? ¿cada cuánto tiempo? En este sentido, corren por internet muchos rumores al respecto: desde que hay que dejarlo una noche entera apagado hasta que cargarlo sólo de día. Pero ninguna de ellas es correcta del todo. Según los expertos, lo mejor es desenchufarlo una vez la semana.

Haciéndolo, en primer lugar, notarás que tu teléfono recupera la velocidad que tenía al principio ya que mejorará la gestión de su memoria y evitarás que se quede bloqueado por exceso de órdenes. Y, en segundo lugar, conseguirás que aumenta la duración de su batería, algo que nos preocupa a todos especialmente. Pero, ¿es efectivo? Sí, ya que de esta forma podrás reducir los efectos negativos del uso de las aplicaciones. “En la mayoría de los casos, la aplicación no está realmente cerrada, sino que sigue consumiendo recursos y se pone en un estado en el que se puede reiniciar más rápidamente”, explica Bob Motamedi, consultor técnico especializado en smartphones, al portal Reader’s Digest.

“Ahora piensa en cuántas aplicaciones tienes abiertas, consumiendo lentamente la memoria y la batería del teléfono, y piensa en todas esas veces que has pensado que la energía se le agotó completamente demasiado rápido ese día”, añade Motamedi. En este sentido, apagando el terminal, lograrás cerrar todas las apps que se quedan en un segundo plano consumiendo memoria y batería, así como toda la información secundaria que queda almacenada. “A veces estos restos son incompatibles o no se eliminan correctamente después de la instalación o desinstalación. Reiniciar el teléfono eliminará la mayoría de estos problemas y hará que el teléfono funcione mejor”.

Por tanto, lo más importante es adoptar un hábito para que el teléfono se acostumbre a esa limpieza que, de lo contrario, no podría llegar a hacer por sí solo. En ese sentido, concluye Motamedi, “si no dejas que la batería se descargue completamente, nunca aprenderá a recargarse completamente y acortará su vida y autonomía”. Así que deja que se descargar una vez a la semana, sólo así podrás conseguir que funcione correctamente y que dure lo máximo posible.