El timo de la SIM duplicada: si tu móvil se queda sin cobertura, revisa la cuenta bancaria

Se llama 'SIM swapping’ y es casi imperceptible

Atento a la siguiente situación: estás en casa y te llaman por teléfono. Es tu pareja, que te pregunta qué tal el día y si tienes planes para la tarde. En un determinado momento de la conversación, la llamada se corta. Entonces, intentas contactar con ella, pero te resulta imposible. Le quieres mandar un mensaje por WhatsApp y tampoco funciona. La verdad es que no le das demasiada importancia y continúas con tus tareas hasta que la cobertura (porque lo achacas a eso) se recupere. Lo que no sabes es que podrías ser víctima de SIM swapping, uno de los fraudes más sutiles que existen ahora mismo. Lo que para ti es sencillamente un problema técnico, para otros es la vía de entrada a tu cuenta corriente.

Para llevar a cabo este timo, el ladrón previamente tiene que haber conseguido realizar un duplicado de tu tarjeta SIM, algo que puede conseguir presencialmente o por teléfono según la operadora de telefonía móvil. Sí, esto es tan difícil como piensas porque las compañías cuentan con mecanismos de identificación y seguridad avanzados, pero tampoco infalibles. De hecho, ya se han dado casos. ¿Por qué lo hace? Para poder recibir el SMS con el código de confirmación que los bancos envían al móvil de sus usuarios cuando estos realizan alguna transferencia bancaria o solicitan un préstamo por internet.

Tal y como denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “una vez introducida la nueva SIM en un móvil, al hacker sólo le queda averiguar tu banco. Para ello, le bastará con cotillear a ver si tienes la app de la entidad instalada en el móvil, o bien ir probando en los principales bancos e ir descartándolos hasta dar con el que es. Luego llamará al servicio de atención al cliente diciendo que ha olvidado de la contraseña, este enviará una nueva al número de teléfono asociado a la cuenta y, hecho esto, ya tendrá pista libre para sacar todo el dinero que quiera de tu cuenta”.

Por ello, lo más importante es detectar rápidamente si podrías ser una víctima de este timo. Hay que tener en cuenta que, cuando se realiza un duplicado de tarjeta, la original deja de funcionar automáticamente, por lo que la víctima perderá la cobertura al momento. Es decir, si de repente no puedes realizar llamadas ni enviar mensajes, comienza a sospechar. En ese caso, lo más recomendable es llamar de inmediato a tu operadora para que te confirme si, efectivamente, alguien ha hecho un duplicado sin permiso y, a continuación, informar al banco de todo lo que ha ocurrido.

Lo más recomendable es que no des alegremente tu número de teléfono, por lo que no lo tengas como dato público en tus redes sociales o no lo des a cambio de descargarte gratis una película, por poner unos ejemplos”, subrayan expertos de la OCU. En el caso de que descubras que has sido víctima de esta estafa, debes alertar a tu entidad bancaria y reclamar que te devuelvan los cargos no autorizados, aportando la denuncia a la policía que habrás tramitado previamente. “La normativa aplicable en este tipo de situaciones establece que, en aquellos casos en los que se ejecute una operación de pago no autorizada, la entidad ordenante está obligada a devolver el importe de la transacción al instante. El banco únicamente podrá negarse si puede acreditar que se ha actuado fraudulentamente de una manera deliberada o ha habido alguna negligencia”.