El peligro de la ecuación menores y Onlyfans

Es la nueva red social de moda, con más de 200.000 nuevos seguidores a diario. Y permite la pornografía.

OnlyFans es una plataforma en línea creada en 2016 con sede en el Reino Unido. Básicamente su objetivo es conectar a creadores de contenido y a usuarios que pagan por él, ya sean fotos, vídeos, etc. Los creadores son principalmente YouTubers, entrenadores de fitness o modelos que venden por un precio determinado, su creación. En mayo 2020, el sitio tenía 24 millones de usuarios registrados, ahora sobrepasa los 30 millones. Según afirma su director ejecutivo Tim Stokely “el sitio recibe alrededor de 200.000 nuevos usuarios cada 24 horas y de 7.000 a 8.000 nuevos creadores que se unen cada día”.

Si bien la web tiene propuestas interesantes, como la de la estadounidense Kaylen Ward (de 20 años) que en enero creó una iniciativa para recaudar fondos para ayudar durante los incendios forestales de Australia (junto más de un millón de euros), también hay un lado oscuro: permite la pornografía. De hecho, muchos de los creadores son actores, actrices o modelos que venden fotografías y vídeos desnudos. Y recaudan miles de euros al mes con ello.

El récord lo tiene Bella Thorne, antigua estrella del canal Disney, que en 24 horas se alzó con más de 1 millón prometiendo imágenes subidas de tono. A pesar que solo pueden ser usuarios de OnlyFans los mayores de 18 años, ya sabemos que este tipo de controles no sirven. El documental de la BBC, #Nudes4Sale, investigó el aumento de los menores de 18 años que venden contenido explícito no solo en OnlyFans, sino también en Twitter y Snapchat Premium.

En él se señala que hasta un tercio de los usuarios de Twitter que anuncian imágenes explícitas con los hashtags “nudes4sale” o “buymynudes” son menores de 18 años. Y lo hacen a cambio de dinero o regalos. Es decir, ni siquiera tienen que tener una cuenta en un banco, basta con crearse una lista de deseos en Amazon, para recibir el pago. Esto hace que sea muy fácil y tentador para menores de edad subir contenido explícito en las redes a cambio de bienes materiales. Y, de acuerdo con el informe Look at me entre los 14 y los 15 años las posibilidades de que un niño o una niña envíe fotografías suyas sin ropa, se duplica.

La curiosidad

La curiosidad, el deseo de ganar dinero, de ser famoso o famosa y la facilidad para hacerlo, hacen que OnlyFans sea un sitio muy tentador para los más jóvenes. Y no se trata solo de quién recibe esas imágenes, sino del uso que haga de ellas luego: publicar en otros sitios, extorsionar, etc.

Por lo tanto, es importante no sólo hablar con hijos e hijas, sino detectar conductas extrañas (compras, regalos, mucho tiempo encerrado en la habitación, cambios de humor), también puede ser importante establecer controles en los dispositivos para evitar el ingreso a ciertas páginas, controlar el uso de las redes sociales y hablar con franqueza.