Así van a intentar vaciarte la cuenta bancaria en los próximos días

En algunos casos, los delincuentes han conseguido su objetivo en cuestión de minutos

Ni vas a ser la primera víctima ni vas a ser el última. Durante los últimos días, muchas personas se han visto afectadas por un tipo de estafa que, poco a poco, se está convirtiendo un clásico. Se trata del vishing, una mezcla entre el phising y las llamadas de voz, con el que los ladrones van intentar acceder a tus datos bancarios. Y lo peor de todo es que lo hacen con tanta seguridad que, la mayor parte de sus víctimas acaban accediendo a sus exigencias.

Tan sólo les basta una llamada de teléfono para engañar a su presa, tanto que en algunos casos han conseguido hasta vaciar sus cuentas corrientes en cuestión de minutos. ¿Cómo? En primer lugar, estudian al sujeto seleccionado aleatoriamente en sus redes sociales y, en segundo lugar, le engañan de tal forma que éste cede ante sus peticiones.

Así lo recoge la empresa de ciberseguridad española Panda Security, que considera que este año resulta especialmente susceptible a estos engaños por la culpa del coronavirus. Además, no hay que perder de vista que acaba de comenzar el curso y que cualquier plan de ahorro es de agradecer. Algo que lo ladrones conocen, aprovechándose de tal situación: así llaman y realizan una oferta única para guardar algunos cuantos euros a final de mes. Algunas veces, ofrecen una cuenta corriente en un banco online; otras veces, prometen un plan de pensiones con buenas condiciones... Pero, en cualquier caso, todo lo venderán como una oportunidad fugaz y exclusiva dado la situación excepcional que vivimos, por lo que la presión y el interés aumentarán.

“Se trata de una realidad que los cibercriminales conocen bien. Y por eso, hacen muy bien sus deberes, por medio de una técnica denominada ingeniería social”, explica Hervé Lambert, responsable de operaciones de Panda Security. “Con esta metodología de hacking consiguen saberlo todo sobre sus víctimas antes de hacer la llamada. Es decir, los hackers buscan toda la información que hay sobre una persona en Internet y las redes sociales, para saber dónde trabajan sus víctimas, dónde viven o al colegio al que llevan a sus hijos. Una vez han recabado toda esa información, la utilizan para generar confianza en las personas a las que están timando”.

Ni SMS ni email

Desde la empresa, recomiendan no dar nunca nuestros datos personales ni bancarios a una persona que nos llame por teléfono, hacer una aseveración ilógica para comprobar si nuestro interlocutor conoce la empresa en la que dice trabajar o verificar que la información que nos están contando está en su página web. Además, no hay que olvidar que los bancos no solicitan nunca información personal a sus clientes ni ningún tipo de verificación de sus cuentas por medio de mensajes de texto ni por email.