Cov cam, el nuevo aliado de los negocios en tiempos de pandemia

La pandemia de covid-19 ha tenido efectos devastadores tanto en la salud como en la economía. En este contexto de incertidumbre los negocios se esfuerzan por ofrecer a sus clientes una experiencia de compra segura. El control de temperatura corporal en la entrada es una de las medidas clave en este esfuerzo.

Cov cam es una máquina de medición de la temperatura corporal sin contacto.
Cov cam es una máquina de medición de la temperatura corporal sin contacto.Cov CamLa Razón

Durante los últimos meses  negocios de todo tipo han adoptado la toma de temperatura en la entrada como una medida sanitaria más para prevenir la transmisión del coronavirus y proporcionar una seguridad extra a sus clientes. Dispositivos como la Cov cam de Cryosense  permiten llevar a cabo este control de forma rápida, segura y eficiente.

¿Qué es Cov cam?

Cov cam es una máquina de medición de la temperatura corporal sin contacto. Para ello cuenta con una cámara termográfica que mide la temperatura y una pantalla para mostrar el dato en tiempo real. Basta con que la persona se ponga enfrente de la cámara para conocer su temperatura en ese momento. El dispositivo cuenta además con un sistema de reconocimiento facial.

El uso de la tecnología de última generación garantiza una medida fiable de temperatura, y la automatización agiliza el proceso de entrada en tiendas y superficies comerciales, contribuyendo a evitar aglomeraciones.

Cov cam es adecuada para áreas de oficinas, hoteles, puertas de paso, edificios de oficinas, escuelas, centros comerciales, tiendas, comunidades, servicios públicos y proyectos de gestión que requieren control de acceso directo.

Qué aporta el control de temperatura en los negocios

La toma de temperatura se ha convertido en un método habitual para la detección precoz de infectados.
La toma de temperatura se ha convertido en un método habitual para la detección precoz de infectados.Cov camLa Razón

La fiebre es uno de los síntomas más comunes en pacientes Covid. Por eso la toma de temperatura se ha convertido en un método habitual para la detección precoz de infectados. La fiebre por sí sola no indica que la persona tenga covid (ese extremo sólo puede comprobarse con una prueba PCR o un test serológico) pero es un primer cribado.

Así los negocios que implantan el control de temperatura entre empleados y clientes pueden reducir el riesgo de brotes. Algo crucial si tenemos en cuenta que un brote entre trabajadores significa el cierre temporal de la empresa. Por otro lado, los clientes se sienten más seguros en establecimientos que toman este tipo de medidas. Una sensación de seguridad que ahora constituye un reclamo publicitario más.

De la crioterapia a la lucha contra el Covid-19

Cov Cam es también un ejemplo de cómo muchas empresas se han reinventado durante la crisis sanitaria. Tecnología e Innovación Médico Estética S.L. es la empresa española creadora de Cov cam. Su producto estrella es la cabina de crioterapia Cryosense, una criosauna con múltiples aplicaciones en el ámbito deportivo y del bienestar, pero con la llegada de la pandemia decidieron abrir una nueva vía de desarrollo y en cuestión de semanas lanzaron su Cov cam al mercado. Su objetivo: ayudar a las empresas a garantizar la seguridad sanitaria dentro de sus instalaciones y contribuir a la lucha contra el coronavirus.

Desde entonces, esta máquina de toma de temperatura se ha instalado ya en multitud de empresas, incluyendo tiendas, bares, restaurantes, farmacias, hoteles, oficinas y un largo etcétera, y los expertos aseguran que la demanda de este tipo de dispositivos no ha dejado de crecer.

Aún no sabemos por cuánto tiempo más tendremos que convivir con el coronavirus, pero sin duda, el control de temperatura ha venido para quedarse.