Deja inmediatamente esta mala costumbre con tu móvil

La realizamos con bastante frecuencia, casi sin ser conscientes de los efectos que conlleva

Dolor de cuello, estrés, ansiedad, insomnio, pérdida de la concentración, problemas para respirar... estas son tan sólo algunas de las consecuencias del uso constante de los móviles. En los últimos años, se ha estudiado en profundidad los efectos que estos aparatos están desencadenando en nuestra salud física y mental. Lo cierto es que algunos son más generalizables que otros, pero la realidad es que existen algunos que tan sólo están afectando a un porcentaje de la población. Como es el caso del siguiente.

¿Sueles llevar el teléfono en el bolsillo? Si es así, entonces eres uno de ellos. Llevar a cabo este simple gesto puede afectar a tu salud reproductiva. “Se ha realizado un gran número de estudios con resultados contradictorios, pero no se han obtenido datos concluyentes. Por ello, el consejo sigue vigente: hay que reducir el tiempo de contacto corporal con un móvil tanto como sea posible”, ha subrayado Vladislav Mohamed Alí , médico del servicio SberZdorovye a la agencia rusa Prime.

Así lo revela también un estudio realizado por por un equipo de investigadores del Centro Médico Carmel y el Technion de Haifa (Israel). Publicado en la revista científica Reproductive BioMedicine Online, pone el acento en la temida conexión que se pensaba existe entre la infertilidad masculina y la prevalencia del uso de estos terminales. La infertilidad masculina constituye hasta el 40% de los casos en los que una pareja no puede procrear. Algunas investigaciones han mostrado un continuo declive en la calidad del semen desde comienzos del siglo XX, siendo uno de los supuestos analizados el impacto de la radiación de frecuencia electromagnética emitida por los móviles.

Los investigadores, liderados por el doctor Ariel Zilbertlicht del Centro Médico Carmel, estudiaron la relación entre las características del empleo del celular y la calidad del semen. Y para ello analizaron las referencias de 106 hombres mediante el acceso a datos demográficos y cómo empleaban el teléfono, así como la calidad de su esperma. Los resultados revelan que la calidad del semen se redujo a niveles que podían causar infertilidad entre los hombres que suelen llevar sus teléfonos a medio metro o a menos distancia de la ingle.

Asimismo, el 47% de aquellos que guardaban el móvil en los bolsillos de sus pantalones a lo largo del día reportaron los mismos niveles anormalmente bajos de concentración de semen tiene sólo el 11 de la población masculina en general. Otro factor que influye en la concentración del esperma es hablar por el teléfono móvil durante más de una hora al día o hacerlo mientras se carga la batería del aparato, lo que duplica según el estudio el riesgo de baja concentración de semen.

Los científicos introdujeron una variable adicional y llegaron a la conclusión de que hablar mientras se carga el celular y se fuma contribuían drásticamente a la mala calidad del esperma. “A la luz de los resultados del estudio, ciertamente se recomienda (a los hombres) que reduzcan la duración de las conversaciones y eviten portar el aparato cerca de la ingle, dormir junto a él, o hablar cuando se está cargando y emplear auriculares todo lo posible”, señaló Zilberlicht al Canal 2 de la televisión local.

Los investigadores concluyen que ciertos aspectos del uso de estos dispositivos podrían provocar efectos adversos en la concentración del esperma y que sería necesario investigar en estudios de mayor envergadura el daño que este tipo de radiación puede causar a la fertilidad masculina. "Se han realizado muchas investigaciones sobre el efecto que causan los campos electromagnéticos en los humanos que han demostrado que no siempre existe la presencia de un efecto, y si lo hay, no siempre es negativo'', concluyó, en ese mismo sentido, SberZdorovye.