Así es el Kalashnikov más letal: inteligente y se puede controlar desde el móvil

Se trata de la primera escopeta inteligente capaz de conectarse a otros gadgets

La Primera Guerra Mundial contribuyó al desarrollo de tecnología militar más letal, como tanques, submarinos y aviones. Todos ellos tan robustos como mortíferos. Sin embargo, no ha sido hasta este año cuando se ha presentado el primer rifle inteligente capaz de conectarse con otros gadgets. Se trata del Kalashnikov MP-155 Ultima, la mítica escopeta semiautomática a la que ahora se ha incorporado wifi, bluetooth, cámara, brújula GPS y un puerto USB de tipo C.

Este nuevo modelo está inspirado en la conocida la MP-155, por lo que reúne todas las características que este clásico tiene: desde cartuchos de calibre 12 con recamara de 76 milímetros hasta sistema de recarga individual, pasando por un disparo con alcance superior a los 70 metros. Además, está fabricada en una aleación de aluminio 7075, que la vuelve resistente al agua. De lo contrario, todo el entramado electrónico que se le ha dispuesta ahora en su interior se echaría a perder.

Tal y como ha señalado el fabricante, estamos ante la primera escopeta rusa diseñada para sincronizarse con gadgets personales. Esto es posible gracias a la incorporación de un pequeño ordenador que cuenta con una Raspberry Pi, lo que permite conectar la escopeta a diferentes dispositivos externos, ya sea una cámara para capturar sus sesiones de tiro, un disco duro externo almacenar el contenido multimedia generado o teléfonos móviles que permitan compartir estas imágenes. De ahí que cuente, por tanto, con sistema bluetooth o wifi.

No hay que perder de vista que este arma acoge una pantalla ubicada entre la zona de la culata y la báscula, lo que facilita tener un registro preciso de todo lo que está ocurriendo en su frente gracias a su puerto USB. A través de él, se puede enchufar una cámara que recoja todo lo que se ve a través de ella. También posee una brújula y un chip GPS, que podrán consultarse y adaptarse a través de la pantalla mencionada.

A pesar de todo el entramado tecnológico que reúne, no está pensada con fines militares, sino más bien recreativos. El precio de la escopeta sin accesorios será de unos 500 dólares, una cantidad que aumentará si se suma todo el equipamiento mencionado. Por el momento, se desconoce cuándo se podrá a la venta, aunque la intención de Kalashnikov es lanzarla en enero de 2021.