La peligrosa estafa del perro regalado: así van robar todos tus ahorros

Se trata de una variante del ‘timo 419’, cuyo nombre procede del número de artículo del código penal de Nigeria que lo penaliza

La peligrosa estafa del perro regalado: así van robar todos tus ahorros
La peligrosa estafa del perro regalado: así van robar todos tus ahorrosArchivo

La estafa del animal regalado es una de las variantes más conocidas de las llamadas estafas nigerianas. Si bien este nombre hace pensar que no tienen nada que ver con España, la realidad es que nuestro país es uno de los principales objetivos de los delincuentes que las perpetran. De hecho, a principios de 2021, se conoció la noticia de la detención en Bizkaia de 18 personas por cometer más de 200 en todo el territorio nacional.

Esta técnica, también conocida como timo 419, recibe su nombre del número de artículo del código penal de Nigeria que las penaliza. ¿Cómo funcionan? Primero, contactan con las víctimas a través de páginas web de compraventa y, tras negociar el precio de un objeto determinado, falsean la realización el pago para que les enviasen el artículo seleccionado. Para dar mayor veracidad al engaño y asegurar que la transacción económica se ha efectuado correctamente, lo que hacen es utilizar cuentas de correo electrónico que suplanten la marca de la plataforma o de la entidad bancaria y, a continuación, enviar emails falsos de confirmación de pago.

Una vez reciben el paquete, los ponen a la venta en tiendas de segunda mano para así obtener un beneficio económico. A veces, incluso, se valen de terceras personas para no dejar ningún rastro.

Partiendo de esta idea, una de las variantes más conocidas es del animal regalado. En ellas, ofrecen, a través de anuncios publicados en distintas páginas de referencia, cachorros de alguna raza especialmente apreciada. Estos llaman especialmente la atención porque suelen están redactados en un lenguaje bastante deficiente, provenientes de traducciones automáticas. En ellos, cuentan que tienen que mudarse y necesitan regalar sus perritos. De tal modo que, cuando algún interesado se pone en contacto, aseguran que tienen que pagarles primero para poder enviar el animal por avión.

Para dar mayor consistencia a la mentira, mandan información falsa haciéndose pasar por el aeropuerto para informar de cómo envían los animales y a qué se deben los gastos. Cuando el estafador consigue a su víctima, continúa enviándole mensajes de otros aeropuertos a los que el cachorro ha sido supuestamente enviado por error y solicitando un nuevo envío de dinero para poder completar la entrega.

Las otras variantes

Existen otras variantes de esta estafa. Las más comunes tienen como objetivo a personas mayores y utilizan herencias sin dueño, cuentas bancarias abandonadas o loterías premiadas para persuadir a las víctimas. En el caso de Bizkaia, por ejemplo, la Guardia Civil recuperó teléfonos móviles, electrodoméstricos, viodeoconsolas, ordenadores... Según la investigación, algunas fueron ejecutadas con ayuda de miembros de su propia familia, quienes a su vez contactarían con los receptores del dinero obtenido ilícitamente, que era enviado a Nigeria.

  • El capitán militar en Irak

En este caso, los delincuentes contestan a los anuncios de venta de cualquier bien inmueble solicitando información. Al obtener respuesta, envían un correo electrónico alegando ser militares que necesitan invertir un dinero que han obtenido del petróleo, pero que previamente lo tienen que entregar a alguien en quien puedan confiar, ya que es ilegal que se lo queden a título personal. Para ello, solicitan los datos de la víctima a quién se lo enviarían en concepto de compra de la propiedad. En algún momento, los timadores le pedirán que pague algún tipo de gasto.

  • El tío de América

Aquí, la estratagema está aún más definida: los supuestos albaceas de un desconocido y adinerado familiar anuncian su fallecimiento y notifican al destinatario su inclusión entre los beneficiarios del testamento. Para ello, suelen buscar personas cuyo apellido coincida con el del del difunto, pero que realmente no tengan nada que ver con el mismo. A continuación, se les anima a que se hagan pasar por un pariente con el objetivo de repartir la herencia entre el ambos. Una variante de esta estafa es la herencia en vida, por la que alguien supuestamente enfermo y sin familia contacta con la víctima para darle su dinero y que realice obras de caridad.