Huawei Music: lo que otros servicios de streaming soñaron

La llegada del esperado sistema operativo, de nuevos dispositivos y una biblioteca enorme de temas, lo convierte en un servicio deseado y envidiado

El sistema operativo HarmonyOS permite crear un ecosistema musical completo
El sistema operativo HarmonyOS permite crear un ecosistema musical completoNg Han GuanAP

Diez años atrás, la música digital creó un cisma en la industria. Las discográficas y los artistas no sabían hacia dónde mirar y cómo reaccionar a la creciente demanda e intercambio de contenido en la red. A medida que las conexiones se hicieron más ubicuas y los dispositivos móviles incrementaron su memoria y su capacidad, la música en streaming se convirtió en una constante, más que en una alternativa. Así, nacieron servicios como Spotify, Amazon Music o Pandora. Y en 2018 llegó Huawei Music. Desde entonces el crecimiento ha sido enorme.

Este año, de acuerdo con cifras de Statista, los ingresos en el segmento de música en streaming alcanzará los 20.000 millones de euros y en 2025 sobrepasará los 30.000. Para entonces, más del 12% de la población estará suscrita a un servicio de música aprovechando la omnipresencia de redes 4 y 5G. ¿Cuál es la diferencia entre estos servicios de streaming? A simple vista, parecen pocas: Spotify tiene una biblioteca de 70 millones de canciones, Amazon Music incluye 60 millones y Huawei Music también incorpora 60 millones de títulos. Hasta aquí las similitudes, porque mientras Spotify solo está presente en dispositivos, la firma no ha creado ninguno ad hoc. Amazon sí tiene sus altavoces inteligentes, un paso interesante para la sincronización con listas y preferencias, pero Huawei Music lleva esto más allá.

El servicio de Huawei Music posee la ventaja de ser parte de un gran ecosistema que incluye hardware, software y conectividad, algo de lo que carecen la mayoría de los otros servicios. De este modo pueden abarcar todo el espectro del streaming musical, desde la calidad de un nuevo álbum en su biblioteca hasta la reproducción en sus propios cascos. A nivel global, Huawei Music tiene 210 millones de usuarios activos por mes, más de 10 de ellos en Europa. A nivel conectividad, la primera ventaja es que los usuarios pueden acceder al contenido ya sea en línea o sin conexión y realizar su selección por artista, álbum, lista de reproducción, clasificaciones y géneros. Desde la propia aplicación, los usuarios pueden personalizar la experiencia mediante el uso de diferentes aspectos del reproductor o decidir si quieren ver las letras de las canciones. Huawei Music trabaja con Dolby Atmos para aumentar la personalización y permitir elegir el modo de sonido, la calidad y el ecualizador de música. Y aquí es donde comienza a aparecer un extra que pocos poseen y del que seguiremos hablando: el sistema operativo HarmonyOS. Gracias a él no solo es posible personalizar la salida de música en cuanto a calidad y ecualización, sino también en cada dispositivo.

Así, cuando estamos en casa, escuchando la música en un altavoz inteligente o en la televisión, tenemos una calidad predeterminada por el dispositivo y el espacio, pero cuando salimos del hogar, HarmonyOS detecta que nos ponemos los cascos o activamos la música en el coche y no solo sigue reproduciendo la pista o el podcast desde el mismo momento, sino que se adapta automáticamente al nuevo espacio para ofrecer la mejor calidad de sonido. Y esa es una de las grandes ventajas de HarmonyOS: Huawei lo ha concebido como un sistema operativo integrado e integral en todos los dispositivos gracias a su panel de control.

Desde este panel, accesible en el móvil, el smartwatch, tablet, portátil y hasta la nueva televisión presentada por Huawei, no solo podemos controlar herramientas como el WiFi o el sonido del móvil, sino gestionar todos los dispositivos IoT del hogar: neveras, cafetera, bombillas, persianas o puertas. Y todos los cambios se sincronizan automáticamente en el sistema para que se reflejen en el resto de los dispositivos. Básicamente, gracias a HarmonyOS, no importa dónde y desde qué dispositivo hagamos el cambio, entre ellos se avisan automáticamente. Así es como se consigue la mejor experiencia de audio en todos los dispositivos. Y esta selección puede ser automática (cuando nos ponemos los cascos por ejemplo) o selectiva: cambiar de reproducción en el teléfono para que comience a escucharse, por ejemplo, en el altavoz Huawei Sound X, programar con el temporizador, identificar canciones o usar el «modo fiesta» para reproducir de forma aleatoria una lista ininterrumpida.

Lo interesante de todo el ecosistema llega con la sincronización entre HarmonyOS y dos nuevos dispositivos presentados esta semana. Por un lado, los nuevos Huawei FreeBuds 4. Los últimos cascos del fabricante chino no solo pesan menos y tienen un sistema de cancelación activa de ruido muy interesante, sino que están dotados con inteligencia artificial que, combinada con sus tres micrófonos y su «empatía tecnológica» con HarmonyOS, permiten que Huawei Music llegue con la calidad más adecuada según nuestro entorno: en el hogar, la oficina o en la calle, graduando el nivel de cancelación de forma inteligente. La otra gran sorpresa y que sin duda será un condicionante para el crecimiento de Huawei Music y para el uso de wearables es la llegada del Huawei Watch 3. Este reloj inteligente incorpora una e-sim y conexión 4G. Esto hace que con solo sincronizarlo con el móvil podamos responder llamadas, escuchar música o podcast sin necesidad de tener el smartphone cerca, en pocas palabras: todo lo que hay en el móvil lo llevamos en el reloj a partir de ahora.

Este ejemplo es una muestra del complejo ecosistema que ha conseguido crear Huawei y que será determinante para el crecimiento de Huawei Music. Por poner un símil vinculado a la biodiversidad, Huawei ha creado un ecosistema en el que toda la cadena alimentaria trabaja en conjunto permitiendo la evolución no solo de cada especie o dispositivo de forma individual, sino también de todo el sistema, que se enriquece cada vez más.