Encuentran un mensaje en una botella de 1926 y localizan a la hija de quien lo escribió

El hombre que la lanzó logró que se cumpliera la petición que metió en ella

Encuentran un mensaje en una botella de 1926 y localizan a la hija de quien lo escribió
Encuentran un mensaje en una botella de 1926 y localizan a la hija de quien lo escribióJennifer Dowker / Nautical North Family Adventures

Suena a película interpretada por Robin Gayle Wright. La historia que ha protagonizado la capitana Jennifer Dowker parece imposible de ocurrir en la realidad: ¿quién va a encontrar un mensaje en un botella tirada al mar y, después, localizar a su autor? Pues Gayle. Aunque a este nombre ahora hay que sumar también el de Dowker.

Hace justo una semana se conoció su hazaña: estaba explorando el fondo de las vías fluviales de Michigan cuando, de repente, se topó con la misiva. Ésta, escrita en 1926, se encontraba resguardada en un frasco de cristal verde perfectamente encorchada.

“Al principio pensé que era sólo una botella y luego, cuando la recogí, pude leer la palabra este dentro”, explicó la joven a la CNN. “Dije: ¡Madre mía! Tenemos un mensaje en una botella aquí. ¡Genial!”.

Lo que ocurrió a continuación no le quita magia a su descubrimiento. Mejor dicho: le añade más si cabe. Una vez en superficie, sacaron el papel, donde ponía: “¿La persona que encuentre esta botella devolverá este papel a George Morrow Cheboygan, Michigan y dirá dónde se encontró?”. Así que Dowker se puso manos a la obra e intentó localizar a alguien que encajase con esta descripción.

Para ello, publicó el hallazgo en el Facebook de la empresa. A las pocas horas, el mensaje se había compartido más de 100.000 veces y una llamada hizo saltar las alarmas: era Michele Primeau, la hija de George. La mujer reconoció rápidamente la letra de su padre y no dudó en ponerse en contacto.

Fue entonces cuando le explicó que a él le encantaba realizar este tipo de cosas. De hecho, previamente, ya hizo algo similar en el lago Huron. Falleció en 1995, pero cada cierto tiempo su recuerdo cobra vida gracias a actos como éste.