Facebook anuncia que cambia de nombre y pasa a llamarse Meta

La todopoderosa red social de Mark Zuckerberg cambia de nombre para encarar una nueva etapa en la compañía y sacudirse los problemas del momento

Como anticipábamos hace una semana, Facebook finalmente tiene un nuevo nombre: Meta. El anuncio lo ha realizado el propio Mark Zuckerberg durante la conferencia Connect de Facebook, asegurando que espera que, en el futuro, Facebook sea visto como «una empresa de Metaverse». Su objetivo era crear una «nueva marca de empresa» que abarcara todo lo que hace, desde Instagram hasta Facebook y WhatsApp. Una medida muy similar a la que años atrás tomó Google al rebautizar su imperio como Alphabet. De acuerdo con Zuckerberg, los usuarios se verán beneficiados de esta medida ya que no tendrán que usar Facebook para acceder al resto de sus productos.

«Ahora tenemos una nueva estrella del norte para ayudar a dar vida al Metaverso –explicaba Zuckerberg durante la citada conferencia–. Y, así, surge un nuevo nombre que refleja todo lo que hacemos y el futuro que queremos construir». El metaverso del que habla el CEO de Facebook (e Instagram y WhatsApp) es la fusión de internet con la realidad virtual y la realidad aumentada, una red que salga de las pantallas e invada el mundo físico. Pero para ello faltan varios años, en sus propias palabras: «Somos una empresa que crea tecnología para conectarse –afirmaba el empresario–. Juntos, finalmente podemos poner a las personas en el centro de nuestra tecnología. Y juntos, podemos desbloquear una economía de creadores muchísimo más grande. El objetivo será reflejar quiénes somos y lo que esperamos construir».

Futuro: la ciencia ficción

Y lo interesante es qué espera construir Zuckerberg con Meta. Si años atrás nos parecía imposible conversar con alguien en directo y por video en otro extremo del planeta o modificar documentos de forma simultánea a la distancia, hoy nos parece ciencia ficción sentir el tacto de un familiar o amigo o el olor de las selvas de Borneo. Y este es el imposible que busca romper Zuckerberg con el Metaverso. Una internet que no solo nos traerá la voz y la imagen, también el tacto (mediante aplicaciones y dispositivos hápticos, como guantes o trajes, o todo lo que se le venga a la cabeza), sino también el perfume y hasta el olor o el gusto. ¿Ficción? Los dispositivos hápticos ya son cotidianos en los videojuegos, allí ya tenemos el tacto.

El sabor es otro tema. Un equipo de la Universidad de Singapur, liderado por Nimesha Ranasinghe, utilizó pulsos eléctricos para simular la acidez y el amargor propio de la limonada... y transmitirlo por internet. Los resultados sirvieron para evaluar la posibilidad de usar esta tecnología. Y actualmente el equipo de Ranasinghe está trabajando en el futuro: «Un cóctel virtual completo con olor, sabor y color. Queremos poder crear cualquier bebida». En cuanto a los aromas, los avances están más cerca, en el tiempo y el espacio. Adrian David Cheok, profesor de la Universidad de Londres, ha conseguido transmitir olores a través de internet gracias a un dispositivo llamado Scentee, que se conecta al teléfono móvil y libera fragancias. Claro, para todo ello necesitamos otro dispositivo... Igual que para conectarnos a la red, para usar realidad virtual o aumentada. Y no nos olvidemos que, al igual que el tacto, el olfato y el gusto también se basan en impulsos eléctricos que llegan a nuestro cerebro.

Esta es la meta y el meta(verso) del bueno de Mark Zuckerberg, uno en el que su compañía no dependa de internet... sino al revés. Será como la batalla entre la televisión en blanco y negro y a color, en algún momento todos se cambiaron al color. En algún momento del futuro, todos querrán formar parte del Metaverso. Y tendrán que pasar por el aro de Zuckerberg. Y ya no serán gratis como Facebook, Instagram o WhatsApp.