Tecnología

El botón del iPhone que te condena a dormir

Muchos usuarios no entienden el gran tamaño de un elemento muy utilizado

Una mujer con un iPhone.
Una mujer con un iPhone. JASON LEE REUTERS

Todo aquel que tiene un dispositivo de Apple busca la sensillez en su sistema operativo y, además, un aparato con estilo y grandes prestaciones. Desde que Steve Jobs presentase allá por el 2007 el iPhone, millones de personas han adquirido uno a lo largo de su vida.

La compañía de la manzana mordida representa la vanguardia tecnológica y cada año ofrece a sus amantes un nuevo modelo de teléfono móvil que se vende a pares.

Amado por unos y odiado por otros, no se puede negar que la aparición del iPhone marcó un antes y un después en la industria. Hay quien, incluso, se refiere a su teléfono simplemente con el nombre que le puso Jobs dejando de lado su nombre.

Ahora, tras más de una década en el mercado, siguen apareciendo nuevas dudas que traen dolores de cabeza a los usuarios. Una de ellas es el gran tamaño que el botón de posponer alarma que ofrece el smartphone y los problemas que ofrece cuando nos queremos levantar de la cama.

Botón posponer alarma

Cuando configuramos un despertador esperamos no dormirnos y poder llegar a tiempo donde nos propongamos. Uno de los mayores ejemplos es no demorarnos para ir a trabajar y que, por ese motivo, nos llegamos a poner más de una alarma que nos despierte.

Pero, en ocasiones, esto nos parece imposible. Ya sea por cansancio u otro motivo, a muchos se les pegan las sábanas aunque se pongan diez alarmas.

En el iPhone, por ejemplo, surge un problema cuando queremos apagar nuestra alarma configurada. El botón de posponer, amarillo y grande, sobresale en medio de la pantalla mientras el dispositivo trata de levantarnos algo que nos lleva a pulsarlo y disfrutar algo más de la cama.

Este gran tamaño se contrapone con el botón que, en teoría, debería hacernos levantar, el de apagar la alarma. Este en comparación con el de posponer es muy pequeño y provoca que pulsemos el amarillo posponiendo el reloj concretamente 9 minutos.

9 minutos más

Si pulsamos esta opción, nuestro dispositivo nos ofrece la posibilidad de dormir un rato más, 9 minutos de sueño que en ocasiones nos aportan mucho placer. Este número no es casualidad y se debe a una curiosa anécdota que Apple quiso incluir.

Incluso, al crear el Apple Watch, la empresa llegó a invitar a expertos e historiadores en relojería a su sede y ajustando los Apple Watch en publicidad a las 10:09.

Esto se debe a que en la década de 1920, la empresa Hamilton, especialista en relojes, vio que si sus dispositivos colocaban las manecillas a esa hora no se tapaba la marca en los relojes. Además, esta hora daba la impresión de que los relojes sonreían, algo que sirvió en el marketing y venta de productos.

Gracias a esta anécdota, la aparición del botón posponer en los relojes provocó un cambio en la fabricación. Hace alrededor de cincuenta años, cuando se inventó esta función, los relojeros de la época tuvieron que adaptar que modificar los relojes existentes.

Esto supuso un gran problema, debido a que no podían ajustar los dientes del engranaje del reloj para que se alinearan perfectamente en diez minutos. Así, escogieron nueve y pocos segundos lo que llevó a Apple a tratar de homenajear, como en los relojes, sus creadores.

Además, algunos expertos aseguran que ese tiempo es bueno para despertarnos disfrutando algo más, pues si se alarga a más de diez minutos se puede volver a caer en un sueño profundo y dormirnos.