Así será el nuevo Netflix: cuotas más baratas, anuncios, sin compartir cuentas, directos y menos “woke”

La plataforma ha perdido suscriptores por primera en una década y los pronósticos no son buenos. Los primeros cambios llegarán antes de final de año

Las cuotas de suscripción con anuncios llegarán en el último trimestre de este año.
Las cuotas de suscripción con anuncios llegarán en el último trimestre de este año. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Cottonbro / Pexels.

Tras una década de encantamiento con la audiencia y la explosión del streaming que empujó la pandemia, Netflix comenzó 2022 con malas noticias. Los resultados del primer trimestre arrojaron una pérdida de 200.000 suscriptores. Puede no parecer tanto en una plataforma con 221 millones de clientes, pero marca un cambio de tendencia que se da por primera vez en una década y avanza una previsión peor para el segundo trimestre en el que Netflix espera perder dos millones de suscriptores. Desde la publicación de esos resultados, el descenso de sus acciones le ha supuesto una pérdida de 70.000 millones de su capitalización bursátil.

Inmediatamente comenzaron los planes para corregir esa tendencia y evitar perder la confianza de su audiencia, incluyendo cambios sobre lo que han sido algunas de las señas de identidad de Netflix durante años. Así, la plataforma que había afirmado que nunca contendría anuncios reveló que ofrecerá una cuota de suscripción más económica que las actuales que los incluirá “en el plazo de uno a dos años”.

Sin embargo, The New York Times se hizo eco recientemente de una nota interna de la compañía en la que indicaba que esos planes se habían acelerado y la nueva suscripción, de la que se desconoce si será una opción añadida a las actuales o implicará una reestructuración de todos los planes de suscripción, llegará en el último trimestre de este año. “Todas las principales compañías de streaming, excepto Apple, tienen o han anunciado un servicio con publicidad” justifica la compañía. HBOMax, por ejemplo, ofrece en Estados Unidos una suscripción sin publicidad de 15 dólares al mes y otra con ella por 10.

Otro de los caballos de batalla que la compañía está afrontando es el intercambio de contraseñas que permite a usuarios de distintos hogares compartir una cuenta, lo que según la plataforma supone unos cien millones de usuarios que no son suscriptores del servicio. En marzo anunció el inicio de un programa piloto en Costa Rica, Chile y Perú que permite compartir cuentas entre distintos hogares por una cuota mensual superior.

En la nota interna que recoge The New York Times, se indica que la compañía tomará medidas enérgicas contra el intercambio de contraseñas casi al mismo tiempo que se introduzcan las suscripciones sin publicidad. “Sí, es rápido y es ambicioso y requerirá de algunas concesiones”, señala Netflix en relación a los nuevos planes.

Otro cambio que ha avanzado el medio Deadline es la emisión de contenidos en directo. Se trataría de programas no guionizados como realities y shows de stand up comedy, entre otros formatos, que permitirán a la audiencia realizar votaciones durante los programas.

Los cambios que está barajando Netflix no afectan solo a las modalidades de suscripción y el tipo de contenidos, sino a la misma filosofía de empresa. La compañía de streaming considerada abanderada de la sensibilidad “woke” ha emitido un memorándum interno señalando la puerta de salida a quienes no se sientan cómodos trabajando en algunas de sus producciones.

“Dependiendo de tu papel, puede que tengas que trabajar en títulos que percibes como dañinos. Si encuentras difícil apoyar nuestra amplitud de contenidos, Netflix puede no ser el lugar para ti”, señala un mensaje en la página de empleo de Netflix.