Los tres peligros de no expulsar correctamente el USB

Se debe atender siempre las recomendaciones que los dispositivos realizan para evitar problemas

FOTO: Archivo (nombre del dueño) Archivo

Los ordenadores consiguieron en un breve espacio tiempo revolucionar para siempre la vida de los humanos. Pese a que algunos habían imaginado a estos aparatos como a máquinas que no durarían nada entre nosotros las computadoras son ya parte de la vida evolucionando, incluso, a todo tipo de dispositivos.

Un teléfono móvil inteligente actual, por ejemplo, no es más que una evolución de esta idea propuesta por algunos eruditos y que se expandió de forma rápida gracias a sus características. Así, prácticamente la mayoría de dispositivos hoy en día cuentan con una potencia prácticamente inimaginable décadas atrás algo que ha conseguido revolucionar por completo el mundo.

Así las cosas, la llegada de los ordenadores e internet supusieron que las personas conocieran otro tipo de forma de vida. Desde que estos empezaron a inundar los hogares muchos fueron los que cambiaron por completo la forma de relacionarse, comprar, jugar o, incluso, trabajar.

Hoy en día resulta prácticamente imposible pensar en un hogar sin ordenador. Lo que anteriormente había ocurrido con el teléfono evolucionó a las computadoras que no parecen tener un sucesor claro más que ir avanzando bajo el mismo concepto pero de una forma mucho más potente.

Uno de los elementos que se popularizó junto al ordenador fue un accesorio capaz de almacenar miles de datos en un pequeño espacio. El USB se convirtió, así, en una biblioteca andante con todos aquellos datos necesarios que podíamos guardar para trasladar a cualquier lugar sin apenas peso cuya molestia resultaba nula.

Tres peligros

Uno de los mensajes en nuestro ordenador que más nos ha acompañado relacionado con este elemento es el de “expulsar de forma segura”. Cuando introducimos el USB tenemos la posibilidad de añadir archivos a este desde el ordenador o al revés pero debemos vigilar el momento de su extracción.

El mensaje expuesto anteriormente nos alerta de una serie de peligros que pueden ocurrir si este se extrae de forma brusca y sin utilizar la opción “expulsar”. Uno de los principales daños que podemos ocasionar tanto al USB como al ordenador es el de perder datos por una expulsión incorrecta, algo que puede suponer todo un drama para algunos.

Además, el USB puede quedar totalmente ilegible si no se expulsa de forma adecuada debido a un problema en la memoria cache. Esta es un tipo de recuerdo rápido que los ordenadores utilizan para datos que necesitan inmediatamente pero si no expulsamos bien el USB esta se queda en una especie de limbo.

Por último, extraer de forma simple el USB tambien puede dañarlo internamente. Sus corrientes eléctricos se alterar en algunas ocasiones por problemas eléctricos provocando que deje de funcionar o simplemente elimine todo el contenido anterior.