IFA. Llegó el plegable que faltaba: un portátil

Como otros dispositivos con estas cualidades, este también tiene dos caras

Versatilidad, la mejor característica del plegable de Asus
Versatilidad, la mejor característica del plegable de Asus FOTO: Asus

A lo largo de IFA hemos visto dispositivos muy interesantes, sea por sus prestaciones o por su innovación. Uno de estos es el ASUS Zenbook 17 Fold OLED, un portátil que se basa en la idea de la pantalla plegable para llevar la versatilidad a estos equipos.

Vamos primero con el interior, la parte menos obvia. Este portátil está equipoado con un Intel Core i7-1250U (no es el más avanzado, pero sí garantiza buenas prestaciones). Lo que sí destaca es la parte gráfica: una GPU integrada Intel Iris Xe, muy buena teniendo en cuenta que estamos ante una pantalla no solo plegable, también táctil y que pasa de las 17 pulgadas al abrirse. A esto hay que sumarle una memoria RAM de 16 GB (el mínimo indispensable) y un almacenamiento que alcanza 1 TB. En batería lleva una que promete hasta 9,5 horas de autonomía y cuenta con carga de 65 W. El sonido es muy bueno, basado en los conocimientos de Harman Kardon y la cámara, bastante justa: 5 MP, pero solo se usará para videoconferencias, así que es suficiente.

Es en los puertos cuando comenzamos a ver los primeros problemas de un plegable: solo tiene dos USB-C y un puerto para auriculares. Y es que la arquitectura evidentemente no permite muchos más.

Un portátil que ocupa un espacio mínimo pero esconde una pantalla de 17 pulgadas.
Un portátil que ocupa un espacio mínimo pero esconde una pantalla de 17 pulgadas. FOTO: Asus

Ahora sí vamos al diseño: es obvio que estamos ante un equipo muy versátil: se puede usar como pantalla, tiene prestaciones táctiles, pesa muy poco para su tamaño (más de 17 pulgadas y apenas 1,3 kilos) y se pliega hasta ocupar un espacio bastante reducido (12,5 pulgadas). La pantalla OLED es de muy buena calidad y su brillo y colores cumplen sobradamente con todas las funciones. Eso sí, por sus cualidades, la pantalla no puede aprovecharse del todo y los marcos son importantes y bastante visibles: se aprovecha el 87% de la pantalla. Y si vamos a ver contenido multimedia puede que el aprovechamiento sea aún menor. Desplegado tiene un grosor mínimo (apenas 12,9 milímetros) que se convierten en 34,4 al plegarse.

La bisagra, la pieza clave del entramado, está garantizada para seguir operativa hasta 30.000 operaciones de plegado y desplegado como mínimo, lo que equivale a 10 veces por día durante más de 8 años. Eso sí, la bisagra puede resistir, pero la pantalla, sobre todo el pliegue central podría verse afectado y molestar, principalmente al tratarse de una pantalla plegable y táctil. Al conjunto hay que sumarle un teclado con touchpad que se adhiere a la pantalla y funciona mediante una conexión bluetooth, cuando lo queremos usar en su tamaño mínimo, de 12,5 pulgadas. Y, finalmente, está el precio, cercano a los 3.500 euros.