El sistema merodeador fabricado en España que reduce las bajas colaterales

La empresa tecnológica Arquimea desarrolla el Q-SLAM-40, un sistema de munición merodeadora que puede realizar diferentes tipos de operaciones de corto alcance

UAS Q-SLAM-40 de Arquimea.
UAS Q-SLAM-40 de Arquimea. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Arquimea.

Un arma como el Q-SLAM-40 recibe muchos nombres. Es un UAS (Sistema de aeronave no tripulado) al que también se denomina sistema de aeronave multipropósito táctico y sistema merodeador táctico. De forma más coloquial, hablamos de munición merodeadora o, más claro aún, un dron merodeador con una carga útil de un proyectil. Se trata de una plataforma aérea de un solo uso que permite llevar a cabo misiones de corto alcance de forma segura, con el piloto controlando el sistema en todo momento y reduciendo así el riesgo de daños colaterales cuando alcanza un objetivo.

El Q-SLAM-40, que pudo verse la semana pasada en UNVEX, el evento de drones para el sector profesional que tuvo lugar en Sevilla, está siendo desarrollado por la división Aerospace & Defence de la empresa española de tecnología Arquimea, uno de los principales fabricantes de drones merodeadores en Europa, en sus instalaciones de Madrid.

Q-SLAM-40 y su lanzador, expuestos en el reciente UNVEX 2022.
Q-SLAM-40 y su lanzador, expuestos en el reciente UNVEX 2022. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Arquimea.

Este sistema merodeador está diseñado para ser transportado por dos soldados en mochilas a la espalda. Puede desplegarse en solo 5 minutos, posee una autonomía de vuelo de 12 y un alcance de 12 kilómetros. Sirve tanto para la adquisición de objetivos como para misiones de vigilancia, reconocimiento y evaluación de daños en entornos de combate complejos, desde el campo de batalla y desde posiciones defensivas fijas.

El Q-SLAM-40 consta de tres componentes: el lanzador neumático, la plataforma aérea y la estación de control. El lanzador neumático admite numerosos usos y tiene una huella termal y acústica bajas.

Q-SLAM-40 desplegando las alas tras ser disparado.
Q-SLAM-40 desplegando las alas tras ser disparado. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Arquimea.

La plataforma aérea es un dron ligero provisto de un motor eléctrico silencioso que dificulta su detección y con un diseño de alas plegables para facilitar su transporte y lanzamiento, dado que se despliegan automáticamente tras ser disparado con el lanzador neumático. Tiene capacidad de maniobra multidireccional, lo que permite al piloto adaptar la dirección al objetivo de la misión fácilmente. La comunicación entre el dron y la estación de control se realiza a través de un sistema de enlace de datos de alta velocidad, bidireccional y encriptado, que puede operar en zonas en las que no este disponible el sistema GPS. El piloto recibe una transmisión de vídeo en tiempo real que le permite mantener siempre el control de la misión y abortarla de forma segura incluso en el último momento.

El sistema merodeador táctico Q-SLAM-40.
El sistema merodeador táctico Q-SLAM-40. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Arquimea.

El sistema de control se compone de una tableta y una antena de comunicaciones. La tableta, rugerizada para resistir golpes, caídas e impactos, permite al piloto controlar todo el sistema y los parámetros de vuelo, entre los que se encuentran un amplio abanico de modos de vuelo automáticos y también controlados por el piloto.

Lanzamiento de Q-SLAM-40.
Lanzamiento de Q-SLAM-40. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Arquimea.

La Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa adjudicó el año pasado a Arquimea un contrato de investigación y desarrollo de munición merodeadora para el Ejército español que se extiende hasta octubre de 2023. Según recoge el medio Defensa.com, la compañía espera poder certificar el dron, en cuyo desarrollo ya trabajaba desde hace varios años, tenerlo operativo en un plazo breve y confía en realizar las primeras pruebas operativas antes de que finalice el año.