Estos son los test a los que se someten los móviles rugerizados

Para alcanzar este estándar deben pasar 12 pruebas creadas por el ejército estadounidense

Hasta 200 kilos se aplican a los móviles para evaluar su resistentcia.
Hasta 200 kilos se aplican a los móviles para evaluar su resistentcia. FOTO: Crosscall

Cuando se habla de móviles rugerizados, se deja de lado el diseño y se centra la diana en las prestaciones. Pero no en las de la mejor cámara o el microchip más avanzado, sino en el uso más exigente al que puede ser sometido un móvil. Es cierto que muchos dispositivos son resistentes al agua y soportan temperaturas extremas. Pero se habla de agua dulce y de evaluar su resistencia a temperaturas frías por un lado y calientes por otro. Sin embargo los mejores móviles rugerizados se enfrentar a otras pruebas mucho más severas.

Los estándares militares MIL-STD-810G a los que se someten los móviles rugerizados, mencionan 12 pruebas. Algunas pueden ser “aprobadas” por los móviles convencionales, otras por los dispositivos que se suponen rugerizados, pero son pocos los que pasan las 12 con el mismo dispositivo. Algo así como los 12 trabajos de Hércules, pero en versión tecnológica.

Para comprobar hasta qué punto se fuerzan los móviles, hemos ido al laboratorio de pruebas de Crosscall, firma que provee de móviles a la gendarmería francesa o a la policía de Madrid, entre otras. Allí es posible ver de qué va el estándar MIL-STD-810G. Estas pruebas fueron creadas por el laboratorio de pruebas del Ejército de EE. UU. para el desarrollo de equipos y buscan recrear condiciones extremas, hostiles y peligrosas que pueden darse en un entorno profesional real. Y lo de “entorno profesional real” es algo muy subjetivo: personal de rescate de Chamonix pudo usar uno de los dispositivos de Crosscall, el Core-X5, en el Polo Sur a temperaturas de hasta -20 °C.

Aquí las 12 pruebas, todas pasadas por el mismo móvil (en este caso un Core-X5) aunque obviamente no al mismo tiempo.

1) CHOQUE DE TEMPERATURA

Pasar de -40°C a 60°C en menos de un minuto (el cambio se repite 3 veces consecutivas).

2) ALTA TEMPERATURA

Más de 4 horas a una temperatura constante de 60 °C sin mostrar ningún signo de deterioro de la superficie. Su uso funcional (llamadas, sms…) está garantizado a 71°C durante 2 horas. Para más tiempo, hay que reducir la temperatura.

3) BAJA TEMPERATURA

Someter al dispositivo a una temperatura de -51 °C durante 4 horas, sin que exhiba ningún signo de deterioro de la superficie. Su uso funcional (llamadas, sms…) está garantizado a -40°C.

4) LLUVIA

Exponer a condiciones climáticas adversas durante 30 minutos en cada una de sus 6 caras, es decir, 3 horas de condiciones adversas (un flujo de 10 cm/h, es decir, gotas de hasta 4,5 mm de diámetro con ráfagas de 65 km/h ).

Agua dulce, salada, discolvente, gasolina o aceite. Los móviles se "bañan" en estos líquidos.
Agua dulce, salada, discolvente, gasolina o aceite. Los móviles se "bañan" en estos líquidos. FOTO: BOBY

5) NIEBLA SALINA

Se rocía una solución de cloruro de sodio sobre el dispositivo. A continuación, se alternan la pulverización y el secado en ciclos de 24 horas durante 4 días a una temperatura de 35°C.

6) FLUIDOS CONTAMINANTES

Se pulveriza un disolvente durante 24 horas.

7) VIBRACIÓN

Durante 8 horas seguidas se somete el teléfono a una exposición prolongada de fuertes sacudidas en cada eje (X,Y,Z).

8) PRUEBAS DE CHOQUE

Se realizan 18 descargas, es decir, 3 en cada una de las 6 caras sobre cemento, madera, ladrillo y mármol.

9) ACELERACIÓN

La aceleración se realiza en las 6 direcciones, pasando de 0 a 72 km/h en 1 segundo.

10) RESISTENCIA A LA ALTITUD (baja presión)

Se enciende durante una hora en una cámara despresurizada a 57 kPa, lo que corresponde a usar el teléfono a más de 4000 metros.

11. RADIACIÓN SOLAR (UV)

Exponer a condiciones que corresponden a pasar más de una semana en las zonas del mundo que están más expuestas a los rayos UV (utilizando lámparas de xenón para reproducir las longitudes de onda de la luz solar, desde el ultravioleta hasta el infrarrojo). Esta prueba se realiza con un pico de exposición de 1120W/m2 induciendo una temperatura con potencial para alcanzar los 49°C.

12) HIELO/LLUVIA CONGELADA

Se expone el dispositivo a 0 °C después de rociarlo con agua. Se baña al móvil con un chorro de agua fría durante una hora a una temperatura de alrededor de -10°C hasta que se forma una capa de hielo de 13 mm en el teléfono. A continuación, el hielo se mantiene allí durante otras 4 horas. El teléfono debe seguir funcionando después de descongelarlo.

El móvil se congela y luego se somete a golpes para descongelarlo.
El móvil se congela y luego se somete a golpes para descongelarlo. FOTO: Crosscall

Para obtener el certificado de haber pasado estas pruebas, es necesario que no muestren ninguna alteración en apariencia, materiales o características funcionales después de la prueba. A estos hay que sumarles algunas pruebas extra que hemos visto, como la de sumergir el movil no solo en agua dulce, también en agua de mar, en aceite y en gasolina o aplicarles una fuerza de 200 kilos para ver cuánto se doblan.