Tecnología en el sector retail: inteligencia de negocio

Las cámaras y dispositivos de Hikvision, con algoritmos de deep learning embebidos, no sólo aportan seguridad, sino una serie de funcionalidades encaminadas a facilitar las decisiones de gestión comercial y a mejorar la experiencia de cliente

Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios
Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios FOTO: La Razón (Custom Credit)

La innovación tecnológica ha encontrado en el sector retail su más firme punta de lanza, un sector que aglutina, hoy por hoy, todas las necesidades de gestores, tiendas y usuarios finales en materia de seguridad y de marketing.

El Centro Comercial Vialia en Vigo es el mejor ejemplo de esta vanguardia tecnológica al servicio del retail, una infraestructura que se ha convertido en referente europeo del bussines intelligence con más de 500 cámaras con lo último de la tecnología de vídeo y todo su sistema de soporte y apoyo. Las cámaras y dispositivos de Hikvision, con algoritmos de deep learning embebidos, han permitido dar un salto cualitativo: las cámaras no sólo aportan seguridad, sino una serie de funcionalidades encaminadas a facilitar las decisiones de gestión comercial y a mejorar la experiencia de cliente.

Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios
Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios FOTO: La Razón (Custom Credit) Andris Piebalgs - stock.adobe.co

Efectivamente, la inteligencia artificial es lo que está detrás de esta revolución tecnológica. Las cámaras, más allá de las funciones de vigilancia, son capaces de recoger infinidad de datos: cuántas personas acceden al centro comercial, por qué zonas, a qué horas, qué tipología de cliente acude en cada franja horaria… Con esa información, convenientemente analizada, los gestores del centro comercial puedan plantear la toma de decisiones con un conocimiento muy específico de lo que hace falta en cada momento: tipo de oferta comercial, promociones, eventos, personal necesario, disponibilidad de parking...

“Éste es un sector reconstruido desde el CCTV analógico —explica Albert Rosal, Business Development Manager de Hikvision— que contaba con infraestructuras antiguas, pero que se está reconvirtiendo y ha evolucionado muy rápido, especialmente en el ámbito de las telecomunicaciones”.

Tecnología de la información en estado puro que se reinventa gracias a la escucha activa y constante de las necesidades actuales y futuras de un sector tremendamente influenciado por los cambios tecnológicos. Las redes sociales, sin ir más lejos, han cambiado los hábitos de comportamiento y consumo en los centros comerciales. “Esto afecta no sólo a los gerentes de los centros comerciales —continúa Rosal—, sino a las marcas allí presentes, que ahora se plantean cómo usar esa tecnología que ofrecen las cámaras, que antes sólo se usaban para mirar y vigilar. Ahora, esos dispositivos son inteligentes y les ayudan a atraer a sus clientes”.

Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios
Las cámaras de videovigilancia inteligentes instaladas en el centro comercial Veolia, en Vigo, permiten un mejor conocimiento del comportamiento de los usuarios FOTO: La Razón (Custom Credit)

La palanca de este cambio de era vino de la necesidad de los gestores y las marcas de conocer de manera precisa qué estaba pasando en los centros comerciales, que ha sido siempre el principal desafío de las tiendas físicas. La incorporación de la inteligencia artificial y el deep learning abre esa posibilidad de manera muy sencilla, porque es algo que viene de serie en estas nuevas cámaras, y que además se gestiona con mucha facilidad desde una plataforma de software muy potente pero muy intuitiva —el manejo es realmente sencillo—, y que además permite integrar toda la gestión de cámaras de forma unificada, es decir, logra una convergencia real entre los subsistemas de seguridad, de control de accesos, de business intelligence, de control de parking... con un mismo software y desde un mismo panel de control. Es una de las grandes ventajas de estos desarrollos.

Estos avances están cambiando la escena actual del sector y son, en cierta medida, responsables de la especialización de las marcas, que han ido aprendiendo con estos datos cómo construir sus tiendas y atraer a sus clientes.

Algunas de las funcionalidades más relevantes del sistema de Hikvision incluyen el conteo de personas que entran, salen y pasan; ocupación por franjas horarias; filtrado de personas por altura, género o edad; gestión de colas —que permite dedicar más o menos personal al cobro en cajas—; reconocimiento facial —para acceder a entornos privados, como oficinas, por ejemplo—; visualización en tiempo real; adaptación de los mensajes en la cartelería digital; carga por ciclo estadístico… En definitiva, estos sistemas ofrecen información muy valiosa sobre las condiciones operativas en tiempo real, lo que permite optimizar la oferta, el servicio al cliente, la gestión del personal necesario en cada momento, etcétera.

Además de un completo sistema de seguridad, que permite controlar todos los rincones del recinto, y de las evidentes ventajas ya comentadas si hablamos de gestión comercial y mejora de la experiencia de los clientes, las cámaras de reconocimiento de matrículas suponen una evidente ventaja para la gestión de los parkings. Permiten controlar la ocupación, pero también identifican la plaza en la que ha aparcado cada vehículo, de forma que optimiza la búsqueda de plazas libres mediante indicaciones luminosas, y también ayudan al usuario a localizar su coche después de un día de compras y de ocio: sólo tiene que teclear la matrícula en un panel interactivo que se encuentra en el acceso al aparcamiento, y éste le indica dónde está el vehículo y cuál es el camino más corto para llegar.

En definitiva, las cámaras inteligentes y el equipo de soporte que las respalda permiten ofrecen una solución global, que cubre las necesidades en muchos ámbitos, desde la seguridad física, la finalidad más tradicional de las cámaras, hasta todo tipo de mejoras tanto en la gestión comercial como en el tipo de experiencia que se ofrece a los clientes.